Nicolás Gallo, una de las grandes figuras del Superclásico River - Boca

El colombiano condujo con precisión el VAR para dicho compromiso.

Por: José Borda

Además de Rafael Santos Borré, el Suplerclásico River - Boca, en la primera semifinal de la Copa Libertadores, contó con otro colombiano como gran protagonista, uno que terminó siendo clave en el desarrollo del juego y ni siquiera estuvo presente en el estadio Monumental.

Trascurría el minuto 2 y 58 segundos de iniciado el encuentro cuando ocurrió una acción en el área en la cual cayó Borré, el árbitro Raphael Claus no se percató de la situación y dejó seguir el partido, más adelante, en la siguiente detención del juego, el VAR reporto la situación, el silbato brasileño hizo el chequeo correspondiente y verificó que Emmanuel Mas le atravesó la pierna al atacante y sancionó la pena máxima.

Esta situación generó molestia en los jugadores de Boca, pues no fue “un error claro y manifiesto del árbitro”, que es cuando debe intervenir el VAR, pero, en aras de la justicia, fue penalti y por eso intervino el video arbitraje.

Claus tuvo después de eso un trabajo arbitral deficiente, ya que los jugadores no creyeron en sus decisiones, claro, él tampoco se ayudó y mostró autoridad, al ver esto los futbolistas se dedicaron a protestarle todo y le complicaron su labor.

Le puede interesar: 'Wanchope' arremete contra Borré: "Se entrena para simular faltas"

Posteriormente, ya cuando el encuentro terminaba, ocurrió otra acción donde un jugador de Boca, Nicolás Capaldo, le hizo una entrada a Enzo Pérez. Inicialmente el juez Claus solo lo amonestó y ahí intervinó nuevamente el VAR y le indicó que el jugador de Boca realizó la infracción con los tacos sobre la pierna del rival, poniendo en peligro su integridad física, otro acierto del video arbitraje.

Lo interesante de esta dos acciones claves para el juego es que fue el video quien le ayudó al árbitro a solucionarlas, pues no había tomado el correctivo técnico y disciplinario adecuado, pero en quien recayó la responsabilidad de reportar las infracciones en este trascendental juego fue en el árbitro colombiano Nicolás Gallo, quien era el responsable del VAR.

Gallo, quien se ha especializado en el manejo de esta herramienta tecnología y a quien la comisión de árbitros de Conmebol le ha dado ya varios partidos en esta especialidad arbitral, hizo bien su trabajo y le tiró un salvavidas al árbitro brasileño, quien al final tuvo una actuación deficiente por su falta de manejo y control de juego, pues lo dejó muy “caliente” para la vuelta, partido este que no necesitará de un árbitro sino de un bombero.

Cargando