Roglic y Valverde dan muestras de sus primeras debilidades

Los favoritos de La Vuelta tuvieron complicaciones en la etapa 16

La última subida de la etapa reina de La Vuelta a España, el inédito Alto de La Cubilla, pareció destapar a poco de la meta las primeras debilidades de los dos hombres más fuertes de la carrera, Primoz Roglic y Alejandro Valverde, líder y segundo clasificado, respectivamente.

Lea también: Los grandes logros del deporte colombiano en lo corrido del 2019

Sin embargo, ninguno de los dos pedalistas le dio importancia a los inconvenientes que se hicieron evidentes a la hora de culminar la etapa; el colombiano 'Superman' López y el esloveno Tadej Pogacar mostraron más fortaleza en lo últimos dos kilómetros de la etapa, en cambio, Roglic y Valverde sufrieron. 

Aunque Roglic alcanzó a los jóvenes, no pidió protagonismo a un Pogacar que sí tiró un rato y un López renacido tras una semana de decepciones.

Primeras debilidades de Roglic y Valverde, era la conclusión general tras el final de la etapa. Sobre todo del murciano, que cedió tiempo.

Pero las declaraciones posteriores de ambos parecieron desmentir esa impresión. Empezando por las de Valverde, quien no suele dar excusas posterior a una etapa.

"Para el día que era", la etapa reina, la segunda de las dos grandes jornadas asturianas y con un puerto final de casi 30 km de subida, "23 segundos no es nada". "Ayer gané 40", recordó un Valverde hasta contento y segundo en la clasificación de cara a la última semana.

Le puede interesar: Fuglsang ganó el Alto de la Cubilla; López le recortó tiempo a Valverde

Roglic dio una explicación aún más convincente: "López atacó fuerte, pero yo estaba pendiente de Valverde. No salí en seguida, pero cuando vi a Valverde en apuros salí a por López".

Impecables argumentos de ambos, pero también meridiano lo que se vio en la carretera: Supermán atacó, Pogacar salió a por él como un rayo, Valverde se quedó y a Roglic le costó enlazar.

¿Primeras debilidades de los dos primeros y grandes favoritos? La última semana y las sierras de Madrid y Ávila responderán.

Cargando