Libertad de la cúpula de ELITE demuestra “impunidad descarada”: victimas

Las víctimas dicen que se encuentran muy dolidas con los funcionarios que "no apoyan al colombiano, al trabajador y a los pensionados honestos".

()

Las víctimas de la quiebra de “ELITE INTERNACIONAL” que captó recursos por 1,2 billones de pesos a través de la venta de forma irregular de libranzas, expresaron su malestar por la “impunidad descarada” que se viene presentando en el proceso.

Alfonso Llamas, uno de los afectados, manifestó que es inexplicable que todos los implicados en el fraude, se encuentren en libertad y pidió a las autoridades un castigo ejemplar. Sus declaraciones las dio luego de que se produjera la libertad de Delvis Sugey Medina, señalada como promotora de la actuación ilícita.

“En este caso, la Fiscalía General de la Nación ha tenido un fracaso estrepitoso, porque de los siete implicados todos se encuentran en libertad”, subrayó.

Lea también: Fiscalía se retracta sobre desaparecidos del Palacio de Justicia ante CIDH

Reveló que un total de 6.000 colombianos invirtieron en ELITE INTERNACIONAL cerca de 1,3 billones de pesos y que, de acuerdo con la agente liquidadora de la Superintendencia de Sociedades, María Mercedes Perry se reconocieron solo unos $450.000 millones.

También habló sobre versiones que han circulado en torno al caso. Dijo que no conoció a Carlos Fernando Robledo, quien trabajaba como agente comercial de la firma, pero aseguró tener plena certeza de que había una cercanía de Pablo Felipe Robledo, entonces Superintendente de Industria y Comercio. “Eso era evidente con los directivos de ELITE INTERNACIONAL”.

Por su parte, Mauricio Vásquez, otra víctima, aseguró que es lamentable que la justicia en Colombia haya dejado en libertad a todos los responsables por la quiebra de la captadora.

“Todos estamos convencidos que la justicia está en contra de la sociedad colombiana”, aseguró en diálogo con Caracol Radio.

Lea también: Más libertades por vencimiento de términos

Añadió que las víctimas se encuentran muy dolidas con los funcionarios que no apoyan al colombiano, al trabajador y a los pensionados honestos.

Explicó además. que las inversiones realizadas estaban amparadas por la ley y que la firma en mención estaba supuestamente bajo la vigilancia por parte de las autoridades y en la publicidad aseguraban que contaban con auditorías internacionales.

También recordó que Pablo Felipe Robledo, entonces empleado estatal, dictó conferencias para esa empresa en un hotel en el norte de Bogotá, “generando confianza entre las personas que invirtieron en ÉLITE INTERNACIONAL”.

Añadió que Carlos Fernando Robledo tenía una agencia que vendía libranzas, pero aclaró que nunca pensó que estaba haciendo algo malo, aunque luego pensó que sí podría conocer algo de los que venía sucediendo con la firma.

Lea también: En libertad el juez del caso Hyundai

Los directivos de ÉLITE INTERNACIONAL, que están en libertad, son investigados por delitos como lavado de activos, enriquecimiento ilícito, concierto para delinquir y captación masiva y habitual de dinero. La queja repetida de las víctimas es por la inacción que habría tenido Estado, lo que facilitaría el hecho.

Una firma como ÉLITE debe ser controlada por la Superintendencia de Sociedades. Esa entidad ha dicho, por comunicados de prensa que hizo las acciones correspondientes, siempre respetó el debido proceso y que garantizó los derechos de todos los afectados. Caracol Radio ha buscado la opinión del actual Superintendente, Juan Pablo Liévano Vegalara, quien aún no ha respondido los cuestionamientos.

Cargando