La réplica de 'Timochenko' y la oposición al presidente Duque

En uso a la réplica que les dio el Estatuto de la Oposición, el jefe del partido político Farc, respondió a las declaraciones de la semana pasada.

Londoño, quien habló además a nombre de todos los partidos de la oposición, dijo que “conocidas las imágenes en las que un reducido grupo de antiguos mandos de lo que fueron las Farc-Ep, le anuncian al país su decisión de regresar a las armas, y la posterior reacción del Gobierno Nacional, los partidos declarados en oposición nos unimos al clamor nacional de rechazo a la decisión tomada por este grupo de personas; que constituye una violación de los compromisos pactados en el Acuerdo de Paz”.

Le puede interesar: Procuraduría suspende a Jesús Santrich como Congresista por tres meses

Indicó además que “los mensajes de las comunidades desde los distintos territorios de Colombia y la inmediata reacción rodeando al acuerdo, y a los más de 95% de exguerrilleros que permanecen firmes con la paz, por parte de sindicatos, partidos, liderazgos sociales, defensores de derechos humanos y gremios son el reflejo del país nacional que anhela la concordia. A todas estas voces y expresiones de paz debemos enviarles un mensaje claro y preciso: Los que queremos la paz somos muchos más y tenemos la obligación de no desfallecer”.

Expresó además el jefe de la exguerrilla que “rechazamos igualmente, las declaraciones dirigidas a aprovechar la situación para llamar al incumplimiento de lo pactado por el Estado colombiano con la antigua insurgencia de las Farc-Ep, e instamos al Gobierno Nacional a la implementación integral del Acuerdo en todos sus puntos”.

Lea también: Jhon 40, el hombre clave en el rearme de disidentes

Planteó también que el Acuerdo de Paz es ante todo, “una ruta para una paz estable y duradera a nivel territorial, mediante la puesta en marcha de la Reforma Rural Integral, la reforma política, incluidas las 16 curules para las víctimas, en la Cámara de Representantes; garantías ciertas de seguridad para el ejercicio político de los exguerrilleros y los líderes sociales; el desmonte del paramilitarismo; así como el cumplimiento a las más de 90.000 familias que se comprometieron con la sustitución voluntaria de los cultivos de uso ilícito”. 

Cargando