Los principales escenarios del Brexit

El gobierno debe retrasar el Brexit hasta el 31 de enero si no hay acuerdo con la UE para el 19 de octubre.

En una semana crucial para el convulso proceso del Brexit, los diputados contrarios a una salida de la Unión Europea (UE) sin acuerdo el 31 de octubre intentarán aplazar esa fecha, provocando un choque frontal con el gobierno que podría desembocar en elecciones generales.

Estas son actualmente las opciones que tiene el Reino Unido: 

Elecciones generales

El gobierno dijo que si pierde este martes una votación destinada a aplazar por tercera vez la fecha del Brexit, presentará una moción el miércoles para celebrar elecciones anticipadas el 14 de octubre.

Los próximos comicios generales no están previstos hasta 2022 y se requiere una mayoría parlamentaria de dos tercios para decidir un adelanto electoral.

Vea también: Boris Johnson convocará elecciones si es derrotado en el Parlamento

El Partido Laborista, principal fuerza de oposición, dijo en el pasado desear elecciones generales.

Pero algunos de sus miembros temen celebrarlas antes de que se apruebe la legislación obligando al primer ministro que sea a posponer el Brexit si no hay acuerdo con Bruselas antes del 31 de octubre.

Tampoco la mayoría de diputados conservadores rebeldes estaría a favor de elecciones anticipadas, dado que es probable que se les impida presentarse como candidatos en castigo por su "insubordinación"

Brexit sin acuerdo

Inicialmente previsto para marzo de 2019, el Brexit fue aplazado dos veces y el primer ministro Boris Johnson asegura que no lo será una tercera: se declaró determinado a sacar al país de la UE el 31 de octubre con o sin acuerdo.

Y aunque afirma querer un acuerdo, para demostrar que la amenaza de un Brexit brutal va en serio, intensificó los preparativos para una salida sin acuerdo.

Sus detractores temen que este escenario tenga catastróficas consecuencias económicas, monumentales atascos en los puertos, escasez de alimentos frescos, medicamentos y otros productos que el país importa.

Tampoco sería el fin de la historia: tras el divorcio, ambas partes deben negociar su futura relación comercial y de seguridad y para llegar a un acuerdo con su principal socio económico, el Reino Unido se vería probablemente enfrentado de nuevo a cuestiones como la "salvaguarda irlandesa" (backstop).

Brexit con acuerdo

Johnson, quien llegó al poder a finales de julio en reemplazo de la dimisionaria Theresa May, afirma querer renegociar el Tratado de Retirada que su predecesora firmó con Bruselas y que fue rechazado tres veces por el parlamento británico.

Su principal exigencia a la Unión Europea es la abolición de la denominada "salvaguarda irlandesa", un mecanismo destinado a evitar el retorno de una frontera física entre la provincia británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda, país miembro del bloque.

Le puede interesar: ¿Qué significa la suspensión del Parlamento en el Reino Unido?

La UE considera que dicha frontera podría amenazar el frágil acuerdo de paz del Viernes Santo, que en 1998 puso fin a tres décadas de sangriento conflicto en la región.

La "salvaguarda" sólo entraría en vigor si, al término de un periodo de transición de unos dos años, no se ha logrado negociar una solución mejor. En ese caso mantendría a Irlanda del Norte en las reglas del mercado único y a todo el Reino Unido en una unión aduanera con Europa.

Johnson quiere reemplazar esto por "arreglos alternativos", pero Bruselas, que defiende sus necesidades, afirma que Londres no ha presentado aún una propuesta creíble.

Brexit aplazado

Las partidos de la oposición intentarán presentar y aprobar el miércoles una proposición de ley para obligar al ejecutivo a pedir una nueva prórroga si no hay un acuerdo antes del 31 de octubre.

Varios diputados rebeldes del Partido Conservador de Johnson podrían respaldar este plan, aunque el primer ministro amenazó con expulsarlos de su grupo parlamentario.

Sin embargo, los opositores tendrán pocos días para intentar hacerse con el control de la agenda parlamentaria y aprobar la legislación en la Cámara de los Comunes y en la de los Lores, dado que Johnson decidió suspender las labores parlamentarias entre la segunda semana de septiembre y el 14 de octubre.

El borrador de la propuesta de ley establece que el gobierno debe retrasar el Brexit hasta el 31 de enero si no hay acuerdo con la UE para el 19 de octubre, después del Consejo Europeo del 17 y 18 de octubre.

 

 

Temas relacionados

Cargando