Tribuna

Fanatismos e inacción

El papel de Maduro en este conflicto no es menor ni para Colombia ni para la región.

La decisión de los excombatientes de las FARC Iván Márquez, alias el Paisa, Santrich y otros de rearmarse es su cruel responsabilidad y de nadie más, y por lo tanto el Estado está en la obligación de perseguirlos sin fronteras, especialmente cuando el territorio que los cobija es un vecino autócrata. Pero eso no puede convertirse en una talanquera para impedir la reflexión sobre cómo la inacción institucional y las ambigüedades discursivas terminan por alimentar narrativas en torno a la imposibilidad de la paz. Por el contrario, resulta obligatorio hacerlo.

Lea la columna completa aquí

Cargando