El acaparamiento de tierras, la mayor amenaza frente a la deforestación

Estudio revela que, en un año, 98.842 hectáreas de bosques fueron arrasadas en la Amazonía colombiana.

Con una muestra sobre un estudio realizado, la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible ratificó la tendencia de continuidad de deforestación en el país, tal como lo reveló el Ministerio de Ambiente y el IDEAM el pasado mes de julio este fenómeno se mantiene y sigue siendo bastante alto en la Amazonía, sólo en el arco noroccidental se arrasó entre abril del 2018 y marzo del 2019 con 98.842 hectáreas de la selva tropical.

Vea también: Altas temperaturas tienen a gran parte de Colombia viviendo un infierno

El documento señala que el factor más reiterativo para la deforestación es el acaparamiento de tierras, lo cual desafortunadamente se ve favorecido ante la falta de políticas para la tenencia o adjudicación de derechos sobre el uso del bosque.

De acuerdo con la Fundación tampoco hay una coordinación con los niveles del Gobierno para evitar la ampliación caótica vial, casi 800 kilómetros de tramos han sido construidos en el último año, y no sólo por acciones ilegales, algunos corresponden a obras avaladas por gobiernos regionales. El estudio cita por ejemplo el eje vial San José del Guaviare – El Retorno – Calamar, en su mayoría financiado por la Gobernación del Guaviare.

Otros grandes afectados y citados en la investigación son las comunidades indígenas, reflejando dos casos que son críticos: los de la comunidad Nukak y el Llanos del Yarí Yaguara II, quienes según el documento han sido despojados de sus territorios.

“La síntesis general del estudio presentado es para que todos los sectores del Gobierno Nacional hagan el esfuerzo necesario y cumplan con sus responsabilidades en la gestión que es la que efectivamente está haciendo falta para complementar los esfuerzos que ya se hacen con la cooperación de la comunidad internacional”, enfatizó Rodrigo Botero director de la organización.

Otra situación crítica y a la cual se hace referencia en este estudio es a la realidad de los Parques Nacionales Naturales, siendo el Tinigua el que concentra más de la mitad de la deforestación del municipio de la Macarena, Meta, con 7.364 hectáreas afectadas.

La investigación concluye que la deforestación en el país se refleja en dos ciclos del año: tumban los árboles en el último trimestre y eso es quemado el primer trimestre del siguiente periodo.

 

 

Cargando