Colombia y su lucha contra la cocaína

Es triste conocer que Colombia en la actualidad según la ONU, es considerado como el mayor productor de cocaína en los últimos años, es que a pesar de que el país se encuentra en un proceso de paz junto con las FARC, que eran de los mayores productores de cocaína, el último reporte dentro del sistema ONU, muestra que el cultivo de coca sube contantemente desde el año 2013, paso de las 48.000 hectáreas registradas a un total de 171.000 en 2017, siendo sus principales mercados Estados Unidos y Europa.

Una de las causas por las que se presenta este aumento, se da porque las FARC se encargaban de mantener el control de la producción y venta de la hoja de coca, teniendo en cuenta que ahora ellos entregaron las armas, dicho control se perdió, dejando el mercado en manos de cualquiera donde los precios de los químicos, semillas, producción y venta ya no están regulados, básicamente hoy en día cualquier campesino puede ser productor de cocaína, realizando sus proceso de manera independiente y usando hectáreas que anteriormente eran utilizadas para cultivos legales.

Anteriormente el principal método que se utilizaba en el país para erradicar los cultivos de coca era el uso de químicos como el glifosato, pero con el tiempo este fue presentando problemas en la salud de los campesinos colombianos, enfermando tanto a los adultos y los niños, además de que dañaba los cultivos legales, pero ¿será esta la solución para acabar con la siembra de coca?, según el presidente Duque, algunos ecologistas y economistas, esta no es la mejor solución y a pesar de que el presidente de los Estados Unidos esté generando presión para que el estado tome una decisión al respecto, se sigue viendo que este no es el mecanismo más viable para contrarrestar los cultivos de coca.

Por ende, hoy la mayoría de los colombianos nos preguntamos ¿Cuál será el mejor método? ¿Seguir con lo que se está haciendo? de mi parte pienso que el glifosato, invertir más dinero o colocar más personal para que siga persiguiendo y destruyendo los cultivos de cocaína, no son las mejores soluciones, pienso que deberíamos incentivar más a los campesinos en la siembra de cultivos legales, como el plátano, el café, entre otros, pero no se trata de decir vamos a sembrar más por el país o cosas como esas, se trata de mejorar la calidad, subir el precio de los productos, bajar los costos de los químicos, abonos y productos necesarios para la producción de dichos cultivos, de forma que se logre obtener una mayor ganancia con cultivos legales que con la cocaína, porque al final lo que incentiva a los campesinos, pienso yo, es la ganancia que esa siembra ilegal les deja a ellos.

 

 

Cargando