Buscan reducir muertes por infarto con desfibriladores en lugares públicos

Se trata de equipos externos automáticos, de fácil uso que se instalarán en centros comerciales y estadios, entre otros.

De acuerdo con las cifras del Ministerio de Salud la tasa de muertes por afecciones cardíacas pasó de 130 por cada 100.000 habitantes a 147 por cada 100.000 habitantes del 2005 a la fecha. 

Le puede interesar: MinEducación y BBVA premiaron a docentes por proyectos de innovación

Así se conoció durante la firma del presidente, Iván Duque a la norma que ordena la instalación de desfibriladores externos automáticos (DEA) en lugares de gran afluencia de personas, como los centros comerciales, estadios, colegios, entre otros. 

El presidente Duque explicó que que en el país, “cerca de 30 mil personas pueden estar muriendo al año por cuenta de infartos y paros cardíacos; es una cifra bien elevada y que se puede elevar aún más, teniendo en cuenta el envejecimiento de la población colombiana y el crecimiento que hemos tenido de enfermedades cardiovasculares y respiratorias”. 

El ministro de Salud, Juan Pablo Uribe precisó que la tendencia de muertes por esta causa viene en aumento, “las enfermedades cardiovasculares siguen incrementándose”. 

“En general las enfermedades crónicas con esta urbanización, con los estilos de vida que tenemos se siguen incrementado. En el caso de Colombia la enfermedad cardiovascular sigue creciendo y va a seguir siendo un inmenso reto en todo sentido para nosotros y para el sistema de salud”, precisó. 

El jefe de Estado entregó instrucciones a las autoridades de salud, para realizar la capacitación para el manejo de estos equipos lo antes posible, al igual que iniciar campañas de concientización en redes sociales y medios masivos de comunicación. 

“Muchas vidas se podrán salvar en Colombia teniendo disponibles en espacios de alta afluencia este tipo de herramientas”, aseguró el presidente Duque

Lea también: Serios cuestionamientos a multimillonaria licitación en el SENA

Con estos equipos se aumenta entre un 50 % y un 70 % la probabilidad de vida de una persona que llegue a sufrir un infarto. El Gobierno espera reducir considerablemente la tasa actual de muertes por esta enfermedad en el país. 

Cargando