Las contradicciones del comandante del Ejército sobre general Jorge Romero

En una ocasión dijo que nunca supo de actos de posible corrupción; en otra, señaló que “realmente se presentaron irregularidades”.

Caracol Radio buscó pronunciamientos recientes que ha hecho el comandante del Ejército, general Nicacio Martínez, sobre casos de posible corrupción que salpican a generales que fueron llamados a calificar servicios.

Le puede interesar: Hasta el 31 de diciembre se extenderá la renta básica de la Farc

Para el caso específico del general Jorge Romero, capturado por la Fiscalía, el pasado 9 de julio el general Nicacio Martínez entregó una versión, que resulta distante de las declaraciones que ha dado a los medios de comunicación, luego de conocer la captura del oficial.

La primera versión la dio el 9 de julio pasado: “Así mismo, a la inspección del Ejército, según los antecedentes, los análisis, las estadísticas que se tienen allá, nunca se recibió una queja, algún reclamo en contra del señor general Adelmo Fajardo Hernández, ni tampoco del señor brigadier general Jorge Horacio Romero”. Es de recordar que para el 2018, año en que la Fiscalía inició la investigación por posible corrupción en la cuarta Brigada, el hoy comandante del Ejército era el inspector general.

La segunda versión fue de ayer, 8 de agosto de 2019: Preguntado sobre el caso del general Jorge Romero respondió: “Nosotros o el ejército cuando conoce de un hecho lo que hace es abrir una investigación disciplinaria penal en la justicia penal militar o en la Fiscalía General de la Nación, este no fue un caso aislado, realmente se presentan irregularidades y son puestas a disposición de las autoridades competentes para que ellas lo investiguen y tomen las determinaciones que tienen que tomar”.

Lea También: Más oficiales del Ejército mencionados en corrupción

Es de recordar que el general en retiro Jorge Romero responde ante las autoridades judiciales por su presunta responsabilidad en irregularidades en contratos en la cuarta Brigada del Ejército y también por la expedición, al parecer, de manera ilegal de salvoconductos que terminaron en manos de bandas criminales.

Cargando