Los Libros
Jorge Bedoya

#UnAñoDeDuque - Agro

Jorge Bedoya, Presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia – SAC, hace un análisis de lo que el primer año del presidente Iván Duque ha dejado para el sector agrícola del país. 

La despolitización de entidades públicas del sector, el presupuesto para vías terciarias, la lucha contra el contrabando, la política de empresarización del campo y el acceso de productos agropecuarios a nuevos mercados son algunos de los hechos positivos que han caracterizado la gestión para el campo colombiano durante el primer año de Gobierno del Presidente Iván Duque. 

Durante muchos años las cabezas de entidades claves para el sector como el ICA, Finagro, Banco Agrario, Vecol, entre otras, eran feudos políticos que limitaban la gestión en beneficio del sector. Siguiendo el compromiso de campaña, una vez posesionado como Presidente de Colombia, llegaron a estas entidades profesionales con un alto nivel técnico y ejecutivo, con verdadero conocimiento del sector y una permanente gestión orientada a beneficiar a los productores del campo colombiano. 

El país tiene una deuda histórica en materia de vías terciarias. Un país con 40 millones de hectáreas de frontera agropecuaria y que tan solo tiene 175 mil kilómetros de vías terciarias, de las cuales tan solo el 10% está en buen estado, es un país con un futuro rural limitado. Desde la SAC vemos con satisfacción, que a pesar de las limitaciones presupuestales, se haya creado el programa “Colombia Rural” con 500 mil millones de pesos para el 2019 y a partir del 2020 y hasta el 2022, un billón de pesos anuales. 

El fortalecimiento de la POLFA y el liderazgo de su Director, han permitido que en prácticamente todos los sectores de la producción de alimentos se hayan dado serios golpes contra el contrabando de alimentos, fenómeno que no solo pone en riesgo la salud de los colombianos sino también la viabilidad económica de los productores agropecuarios. Más de 4 mil 200 toneladas de alimentos decomisadas y 12 estructuras criminales desarticuladas. 

La empresarización del campo para que nuestros productores no dependan de los intermediarios y se acerquen más a los consumidores es fundamental para el futuro del campo. La política de agricultura por contrato ya ha beneficiado a más de 17 mil productores y también se ha establecido, de la mano de los gremios de la producción, la política de ordenamiento de la producción para buscar cosechar lo que el país necesita buscando una rentabilidad sostenible por parte de nuestros productores. 

Finalmente, la diplomacia sanitaria ha permitido que nuevos productos como el aguacate hass, la piña, el banano, mango, camarones y tilapia, lleguen a nuevos mercados como Estados Unidos, Argentina, China, Costa Rica, entre otros. Así mismo la defensa comercial ha permitido que se defienda la producción de papa del dumping europeo y que Colombia lleve la exclusión del sector lácteo a la negociación en el marco de la Alianza del Pacífico. 

Sin duda alguna un año de varios avances, pero también de algunos retos estructurales que siguen pendientes como lo son la seguridad jurídica de la propiedad rural y la lucha contra la informalidad laboral en el campo, asuntos en los que el papel del Congreso de la República y la coordinación con el Gobierno serán definitivos.

Cargando