El coronel que fue destituido en el gobierno Uribe y hoy es subcomandante

Mario Valencia se vio salpicado en fuga de mayor, que fue condenado a cerca de 30 años de cárcel por atentar contra dirigente de la UP Wilson Borja.

General Mario Augusto Valencia /

Caracol Radio conoció la extraña historia del recién nombrado subcomandante del Ejército, el general Mario Augusto Valencia Valencia, quien llegó al cargo para reemplazar al general Adelmo Fajardo, implicado en posibles casos de corrupción administrativa dentro de la fuerza y quien salió en la reciente purga de generales llamados a calificar servicios.

Este medio de comunicación estableció que para el año 2004, el entonces teniente coronel, Mario Augusto Valencia Valencia, hoy general, fue destituido verbalmente por el gobierno del entonces presidente Álvaro Uribe, hecho que fue confirmado por el propio afectado a Caracol Radio.

Las circunstancias fueron las siguientes. Para la época (2004) el teniente coronel Valencia era el comandante del Batallón de Policía Militar #13 ubicado en Puente Aranda, Bogotá, donde se encontraba detenido el mayor (r) Cesar Alonso Maldonado, condenado en segunda instancia por el Tribunal Superior de Bogotá a 27 años de prisión por atentar contra el entonces líder sindical Wilson Borja.

Vea también: HRW: Informe sobre falsos positivos está plagados de “errores”

De esta guarnición militar se fugó en noviembre de 2004 Maldonado, lo que desencadenó la rabia del entonces presidente Uribe, quien ordenó al entonces comandante del Ejército, el general Carlos Alberto Ospina retirar a todo el personal que tenía a su cargo el caso del detenido.

Varios registros periodísticos de la fecha dan cuenta de que, dentro de los retirados, por lo menos de manera verbal, se encontraba el entonces teniente coronel Mario Augusto Valencia, hoy subcomandante del Ejército.

Vea también: Directrices en el Ejército no inducen a falsos positivos

¿Pero cómo siguió en la fuerza el oficial Valencia si había sido retirado?

Caracol Radio diálogo con el general Valencia para conocer su versión de los hechos, pese a que no aceptó entrevista grabada indicando que era una orden de sus superiores, explicó la situación.

Según el general Valencia, para la época de los hechos, él no tenía ninguna injerencia ni responsabilidad respecto al manejo de la seguridad del detenido (César Alonso Maldonado), que sus funciones como comandante de batallón de la Policía Militar #13 eran únicamente administrativas.

Dijo que el responsable directo de la seguridad de Maldonado era del mayor Jaime García Torres, quien era el jefe del centro de reclusión militar, área que a su vez dependía del general Luis Alberto Ardila Silva comandante de la brigada.

Según el general, aunque su destitución se hizo de manera verbal por el gobierno de la época, nunca se hizo a través de actos administrativos por lo que oficialmente no fue retirado de la fuerza por las irregularidades que se presentaron en la custodia del mayor Maldonado. Dice que cuenta con todos los documentos que soportan que no tuvo nada que ver con este caso.

Vea también: ¿Qué está pasando dentro del Ejército colombiano?

De acuerdo con el general Valencia, en los archivos del proceso sí reposan documentos que advertían que la guarnición no reunía las condiciones de seguridad para albergar a un condenado en segunda instancia y también señaló que la investigación del juzgado 76 de instrucción penal militar encontró responsable únicamente de esta fuga al subteniente Cristián Penagos, oficial custodio del mayor Maldonado.

El militar Cristián Penagos, según el general Valencia, fue condenado a dos años de prisión por el delito de favorecimiento de fuga de presos en calidad dolosa.

Por su parte algunos sectores de opinión se preguntan ¿si este otro caso que demuestra que la justicia militar solo es para los uniformados de menor rango?

Cargando