¡Injusticia! La denuncia de la mujer que sacaron esposada de un Carulla

Angie Ramírez fue detenida por el robo de unos polvos.

En Twitter se hizo famosa la denuncia de una mujer que pasó de clienta, a ser requisada por los guardias de seguridad en una bodega y luego enviada a una URI. Según explica, ella estaba comprando unos polvos para una prima, pero por una confusión los vigilantes asumieron que había robado uno de los productos.

Vea también: ¡Lo que faltaba!: Captan a hombre cepillándose los dientes en TransMilenio

En realidad, ella solo comparó los suyos, comprados hace unos días, con los que iba a llevar para su familiar. Sin embargo, esto fue suficiente para que tanto guardias como policías asumieran que ella los había robado. Denuncia que durante todo el proceso nadie quiso escuchar su versión de la historia.

“El día 22 de julio del presente año fui denunciada por un guardia de seguridad de @miroseguridad en los establecimientos de @PlaceresCarulla ubicado en la calle 63 en Bogotá, que sin ninguna prueba me acuso de robo.”, dice el estado en el que Angie Ramírez denuncia el hecho.

Según ella, estaba buscando los polvos para su prima “y al verlo, saque el mío que había comprado días ANTES de la cartera para compararlo. Al ver que era el mismo, lo guarde y fuimos a la caja (…) Pagamos y justo cuando íbamos saliendo, nos detiene un guardia de seguridad y sin abrir espacio al dialogo, nos llevaron a la bodega del supermercado. Una vez dentro procedieron a requisarnos”. Luego de encontrar los polvos usados, “el comportamiento de los guardias se torno mas hostil”, afirma.

Le podría interesar: Exmodelo se cansó de buscar un hombre y se casará con su perro

Luego de esto, Angie insistió en mirar los videos de vigilancia, pero los de seguridad se negaban y llamaron a la policía. Esto para la acusada era un alivio, pues esperaba que ellos sí revisaran los videos, pero declara que “El policía ni siquiera se dedico a escuchar mi versión. Me leyó los derechos, procedió a esposarme, me llevo a la patrulla, luego a un CAI y de allí a la URI”.

Tras un tiempo en una celda, la abogada de Carulla se puso en contacto con Angie para pedir disculpas y retirar la denuncia. En comunicado público la empresa expresa que “Claramente estamos ante un hecho que obedece a un error; el cual lamentamos. Situaciones como estas no corresponden a la experiencia que queremos ofrecerles a nuestros clientes (…) hemos contactado a la clienta para expresarle nuestras más sinceras disculpas por este hecho que nunca debió suceder.

Lea también: ¡No para! El candente baile de Natalia Paris

Sin embargo, Angie expresa sus preocupaciones en redes sociales ¿Quien le dice a todos los que me vieron salir esposada que se trato de una error? ¿En que campo de concentración entrenan a sus guardias de seguridad para que sean tan INHUMANOS?¿Por qué no vieron el video cuando se los pedí?¿A quienes mas les han hecho pasar esta injusticia?”.

 

 

Cargando