Columnista Invitado
COLUMNISTA INVITADO

Sí, Colombia puede ser La Meca para la aventura: María Claudia Lacouture

Colombia se está preparando para ser un referente mundial del turismo naturaleza y eso conllevará a convertirse en La Meca del turismo de aventura

La ex ministra de Comercio, Industria y Turismo y actual directora de AmCham Colombia, María Claudia Lacouture @mclacouture . Se refiere a las posibilidades que tiene Colombia de ser un destino mundial para el turismo de aventura y ecológico.

En un extenso artículo publicado en el portal Outside de Estados Unidos, el periodista Graham Averill narra su reciente visita a Colombia, describe sus bellezas naturales, el estado original de su biodiversidad, de cómo un conflicto mantuvo esos parajes al margen de la colonización y la devastación, y se pregunta: ¿puede un país volver de una guerra civil para convertirse en una Meca para la aventura?

Si, por supuesto, Colombia se está preparando para ser un referente mundial del turismo naturaleza y eso conllevará a convertirse en La Meca del turismo de aventura y para comprobarlo basta con leer el artículo de Graham Averill y otros muy parecidos que se han publicado en los últimos años y que ha despertado el interés de ,más y más turistas de todo el mundo por conocer la exótica y exuberante naturaleza y esa contradictoria realidad colombiana de gente buena y amable que aguarda con esperanza los nuevos tiempos que le aguardan a esta Nación.

Mientras relata, con lujo de detalles, las opciones que tienen los viajeros que recorren kilómetros a bordo de bicicletas todo terreno por caminos inexplorados hasta hace unos años, tanto en el Caribe, como en las estribaciones de las cordilleras del centro del país, o en las orillas de sus selvas tropicales, en valles o llanuras, Averill describe la diversidad y también llama la atención sobre el gran potencial para el avistamiento de aves, dado que Colombia posee el mayor número de especies endémicas en el mundo.

Muchas veces los extranjeros logran ver más allá y es bueno tomar nota. Para lograr ser La Meca de la aventura lo más simple y elemental es preservar la paz y consolidarla.

La respuesta es sí, siempre y cuando se trabaje para generar una coordinación con todos los dolientes de la industria en el país, me refiero a la cadena que integra desde el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, como rector de la política y facilitador de una infraestructura adecuadas; las autoridades regionales como responsables en territorio de la aplicación de la normatividad y garantes del cumplimiento de la misma por parte de los operadores y empresarios y estos últimos como ejecutores y beneficiarios directos de la masiva llegada de viajeros ávidos de nuevas experiencias y que se deciden a explorar los nuevos territorios del país, precisamente impulsados por textos como el de Outside.

En ese esfuerzo no se pueden quedar por fuera gremios y academia, parte esencial en el desarrollo del turismo y cuyo trabajo de años, sumado a la intensa promoción internacional del país, ha contribuido al boom que hoy advertimos y que demanda una evolución en la gestión para que este crecimiento no sea flor de un día.

Es importante el acompañamiento y capacitación para las comunidades que ven como, en los últimos años, el paso por los caminos dentro de las montañas del país de hombres alzados en armas se ha ido cambiando por recorridos propios y extranjeros que recorren esas zonas vedadas hasta hace un tiempo.

Esas comunidades, de donde surgen muchos emprendimientos, necesitan del apoyo institucional para que puedan aprovechar y hacer duraderos en el tiempo los recursos que trae el turismo o que se convierta en ingresos complementarios ante las dificultades de mercado y precio que pueden tener cultivos tradicionales como el café.

Aún seguimos pendientes de la normatividad para definir el turismo que proteja los ecosistemas, con respeto al medio ambiente, con formalidad y que se articule con los planes de desarrollo local para que formen parte de una cadena que beneficie a las regiones.

Debemos poner los pies en la tierra y sembrar hoy las soluciones y articulaciones que tenemos pendientes para fortalecer la competitividad, conectividad aérea, fortalecimiento institucional y empresarial para que el éxito que disfrutamos no se desvanezca como arena en las manos.

Cargando