Tribuna

Paradojas

Mientras tantos hombres y mujeres llegan a la cumbre, otros nos llenan de vergüenza.

Juan Sebastian Cabal y Robert Farah, triunfan en Wimbledon, en la catedral del tenis. Cabal y Farah tienen sus raíces en el Valle del Cauca. Empezaron a jugar en sencillos. No fueron exitosos al principio a nivel individual. Pero juntos, en equipo, sí lo lograron. Las lesiones de Farah no impidieron que surgiera; no se venció. Y aunque no habían logrado un título de Gran Slam, el año pasado mostraron la garra jugando el Masters de Londres. Una pareja que logró una hazaña en el deporte blanco a nivel mundial.

Lea la columna completa aquí

Cargando