Sábanas con "Chips" permiten verificar la higiene en hoteles de lujo

El avance surge tras las polémicas imágenes de un prestigioso hotel en el que se hacía limpieza con el mismo paño para refregar los inodoros.

Imagen de referencia /

Una nueva aplicación electrónica en China permite verificar a través del smartphone la limpieza de las sábanas de las camas de hoteles de alto nivel, un tema que ha sido muy comentado en las redes sociales tras varios escándalos.

Una lavandería de la gran ciudad de Wuhan (centro de China) ofrece desde la semana pasada equipar sábanas y toallas de estos establecimientos con chips de radioidentificación sin contacto, que permiten verificar la trazabilidad de la limpieza.

El año pasado, un video que se volvió viral mostraba a los empleados de varios hoteles de lujo limpiando los cristales de las ventanas de las habitaciones con los mismos paños utilizados para fregar los aparatos del baño, inodoros incluidos, lo que provocó un gran escándalo en China.

Vea También: “#bottlecapchallenge”, el nuevo reto que une a miles de famosos

Varios establecimientos con cinco estrellas, algunos de la cadena Ritz-Carlton, tuvieron que pedir disculpas, pero el caso dejó en evidencia la falta de higiene en algunos hoteles con tarifas muy altas.

Los chips registran los horarios de lavado y de recepción por parte del personal de los hoteles. Esta información puede ser consultada escaneando con un smartphone un código QR (respuesta rápida) en sábanas o toallas.

Esta iniciativa fue muy festejada el lunes en la red social Weibo, el equivalente chino de Twitter.

"Este sistema debería ser implementado en todo el país", señalaba un entusiasta internauta.

Vea También: Los hoteles íconos en New York

"Cuando viajo, llevo mis propias sábanas, puesto que una vez, tras una estadía en un hotel, tuve una erupción cutánea que me cubrió con manchas rojas", comentó otro.

Una vez cosidos en las sábanas y toallas, estos chips pueden soportar temperaturas de hasta 180 ºC y unos 200 lavados, según la empresa Bluesky TRS, con sede en Pekín, que los comercializa.

Cargando