Ascensos en la Policía ‘sitiados’ por corrupción

Pruebas de polígrafo ilegales, persecución laboral, “chuzadas” e irregularidades en actas de ascenso firmadas por generales, se reúnen en documentos para denunciar distintas formas de corrupción en la Policía Nacional, que afectan especialmente los procesos de ascensos de uniformados. 

Caracol Radio tuvo acceso a demandas y denuncias que radicaron oficiales en retiro de la Policía para asegurar que los procesos de ascenso en la institución, en todos los grados, se convirtieron en una “patraña” y hasta un negocio. 

Poligrafía ilegal 

Un alto oficial que sirvió como jefe de poligrafía en la Dirección de Inteligencia de la Policía, un cargo de responsabilidad en la institución, reveló a Caracol Radio lo que sería un grave caso de persecución laboral que terminó con su carrera profesional y que relaciona a un general activo. 

Vea también: Entre $20 y $100 millones cobran por un ascenso en la Policía 

El mayor en retiro Julián González aseguró que mientras se encargó de las pruebas de polígrafo en la contrainteligencia de la Policía, otro oficial le pidió cambiar los resultados para perjudicar a varios uniformados, el objetivo “sacarlos como fuera”.  

Con nombre propio el oficial informó a la Procuraduría las irregularidades que eran de conocimiento de altos directivos en la inteligencia de la Policía. Insiste que fue víctima de persecución, de interceptaciones ilegales y pruebas de polígrafo ilegal.  

El mayor aseguró que a partir de su negativa de cambiar los resultados de polígrafo, fue trasladado a varias zonas del país y responsabiliza a un alto oficial de esa persecución, el entonces coronel Fabián Laurence Cárdenas hoy general y comandante de la regional cuatro. 

“Chuzadas” y ascensos 

Otra denuncia en poder de Caracol Radio y revelada por un oficial que quiso reservar su nombre, señala que como integrante de un grupo “híbrido” de contra inteligencia y policía judicial, que incluyó a personal del Ejército, de la Armada, de la Fuerza Aérea y de la Policía, las interceptaciones “legales” eran de rutina. 

Vea también: Fiscalía confirmó que investigaciones a altos mandos llevan un año 

El uniformado aseguró que, en ese grupo, creado tras la liquidación del DAS y que estuvo en una oficina fachada en el sector de Hayuelos, en el occidente de Bogotá, contaba con más de 150 personas dedicas a la inteligencia, todos conformaban la Unidad Nacional Contra el Crimen Organizado – UNOCO.  

La denuncia del oficial indica que desde esa oficina fachada se adelantaban interceptaciones que en teoría apoyaban investigaciones o informes de inteligencia, pero “bajo cuerda” escondían seguimientos ilegales a políticos, periodistas y hasta oficiales de las mismas fuerzas militares. Así se conoció en documento allegado a Caracol Radio.  

El oficial cuenta que, tras establecer las interceptaciones ilegales, se apartó de las órdenes de un oficial superior, que, según el documento en poder de Caracol Radio, es el hoy coronel Juan Carlos Nieto Aldana, recordado por ser el responsable de las comunicaciones de los negociadores del Gobierno en la Habana y durante el proceso de paz, luego relevado de ese cargo y enviado en comisión a Europa y ahora regresó como director de las escuelas de formación de la Policía. 

Apartarse de los seguimientos ilegales fue el fin de su carrera como oficial. En adelante llegaron traslados, persecución y finalmente la destitución de la Policía, en el mismo “colador” que sí dejó más de 50 nuevos coroneles con investigaciones penales y disciplinarias

Actas “amañadas” 

Caracol Radio obtuvo las actas que en 2018 motivaron el acenso de un grupo de mayores al grado de coroneles y allí también se denuncian serias irregularidades. 

Para el ascenso de un oficial superior se requieren tres reuniones y tres actas, la última firmada por el cuerpo de generales y el ministro de Defensa de turno, todo ocurre en Bogotá. En las actas en poder de Caracol Radio quedan en evidencia varios puntos, que en criterio de los denunciantes convierten los documentos en papeles sin valor legal. 

Explican por ejemplo que algunos generales que aparecen firmando las actas, también figuran el mismo día, pero en otra zona del país, en comisión. Es el caso de la general Yolanda Cáceres, que en la primera acta aparece firmando los días 28 y 29 de mayo de 2018 y en una orden administrativa figura en comisión para el 28 de mayo.

Para el abogado Juan Carlos Coronel, representante legal de quienes hacen las denuncias, ese punto en las actas deja la hipótesis de que las actas o las reuniones no ocurrieron el día en que se firmaron y quienes las firmaron cobraron viáticos sin cumplir con los viajes. 

Lo mismo ocurrió con el general Luis Enrique Méndez Reina, aparece firmando un acta en Bogotá y al mismo tiempo en comisión y en un recorrido por 10 departamentos. 

Incluso, generales que estaban excusados acudieron a firmar las actas, a pesar de estar fuera de servicio de manera temporal, por el ejemplo el actual director de Gaula, el general Fernando Murillo.  

Lista “negra” de ascensos 

En los documentos conocidos por Caracol Radio aparece un listado de oficiales que pasaron los filtros de ascenso de mayor a teniente coronel, pero que tienen con un amplio repertorio de antecedentes penales y disciplinarios. 

En esos listados dos casos llaman la atención: una mayor condenada por el robo de una maleta llena de dólares en Santa Marta, que fue propuesta a curso de ascenso y el otro u mayor que superó el proceso de selección y mientras estaba en el curso de ascenso, descubrieron que tenía un diploma de abogado falso. 

Se trata de la mayor María Antonia González, condenada a cinco años de cárcel y a quién la Policía benefició con el pago de la mitad de su salario y aún con la condena, solo fue suspendida del cargo. 

La conclusión a la que llegan los oficiales que hablaron con Caracol Radio es simple: la selección de los uniformados para ascenso se hace de manera diferente a lo estipulado por la misma Policía, la meritocracia. Hay un listado de “favoritos” que resultan elegidos sin importar su historial penal o disciplinario. 

Señalaron que actas y las supuestas reuniones de generales para discutir los ascensos quedaron en duda, pues las pruebas indican que nunca existieron o que los encuentros no sirvieron para evaluar la trayectoria de oficiales, pues este año Colombia estrena un grupo de coroneles con antecedentes.

Cargando