Entidades responden a críticas de Coviandes por crisis en Vía al Llano

Recuperación en el kilómetro 58 tardará unos 18 meses, según el Ministerio de Transporte.

Vía al llano /

Tras conocerse el informe, revelado por Caracol Radio, que envió Coviandes desde 2013 a entidades del Gobierno nacional, a la Gobernación de Cundinamarca, a la Alcaldía de Guayabetal y a Corporinoquia, sobre la inestabilidad en Mesa Grande, voceros de algunas de esas entidades reconocieron la gravedad del problema en el kilómetro 58, pero hicieron un análisis diferente del de la constructora.

El viceministro del Transporte, Manuel Felipe Gutiérrez, aseguró a Caracol Radio que esa inestabilidad en Mesa Grande está relacionada con un manejo hidrológico, que es un tema de la mayor gravedad, que no está previsto el mantenimiento de los puntos críticos en el contrato de concesión y que, además “tenemos factores que están agravando los riesgos. Todo eso nos dejan en el peor escenario, donde la solución permanente va a tardar 18 meses y se necesitan ahora varios días para estabilizar la vía”.

Explicó que en total para la atención de los puntos críticos el Gobierno ha destinado cerca de $230 mil millones de pesos, que en un momento de estrechez fiscal ha sido muy complejo conseguir, pero que se logró porque el presidente Iván Duque dio instrucciones para que se liberen recursos desde el Ministerio de Hacienda, con el fin de acometer estas obras.

En específico sobre el problema generado por los Galpones ubicados en la meseta del municipio de Guayabetal, al que culpa el concesionario de los problemas en este punto, el viceministro dijo: “tenemos una sumatoria de causas, entre las cuales está el incremento del invierno y también el problema de cambio de uso de suelo que permitió que esta industria se ubicada en el alto de la montaña”.

Lea También: La crisis del kilómetro 58 en la vía al Llano puede crecer aún más

Gutiérrez insistió que en el kilómetro 58 de la vía al Llano, el Gobierno ya inició la construcción de unas obras para lograr la estabilidad de la montaña, ante la situación compleja que se vive en ese sector: “Solamente entre ayer y hoy cayeron 12 mil metros cúbicos de material en la vía, estamos en una situación crítica y se está manejando a través del Puesto de Mando Unificado, en donde ya hemos tenido más de 10 reuniones”.

Finalmente, Gutiérrez aseguró que para evitar que esta situación se presente en otras obras del país, se deben estructurar bien los contratos, porque, así como lo señaló la Contraloría General, “tenemos un defecto en la contratación del contrato de 2015, que no dejó previstos los puntos críticos”. Aseguró que en contratos de Quinta Generación de Concesiones van a quedar establecidas ese tipo de mejoras.

Por su parte, la subdirectora de Control de Calidad de Corporinoquia, Karen Pinzón de la Rosa, afirmó a Caracol Radio, que en el kilómetro 58 de la Vía Bogotá- Villavicencio, en donde se hace la construcción del Túnel 13, las causas fundamentales de estos deslizamientos se deben a una falla geológica y no a la presencia de unos galpones de Pollos Olímpico.

Anotó que luego de esas visitas se confirma que las causas fundamentales de estos deslizamientos son la formación geológica, el tipo de material del terreno, el cambio de temperatura que está relacionado directamente con el cambio climático y los cambios drásticos de temperatura o de lluvias, que son líneas base que se deben contemplar para el desarrollo de las obras en el kilómetro 58.

Pinzón de la Rosa manifestó que la historia se inicia en el marco del estudio del Impacto Ambiental, que fue presentado por el entonces Instituto Nacional de Concesiones (INCO), directamente al Ministerio de Ambiente, para el 2009, y ya en el 2010, se estableció dentro de esta línea base que existe una falla geológica, que es denominada la ‘Falla Guayabetal’. “Ese estudio no incluyó las causas que se vienen generando de los problemas de remoción en masa que provienen de la construcción del túnel, que también son causas externas y exógenas que pueden estar generando una incidencia bastante alta en los procesos de desprendimiento de material de la parte alta y consideramos que ese estudio se debe complementar”.

Entre tanto, el alcalde de Guayabetal, Javier Ricardo Castro, afirmó que desde el pasado viernes se iniciaron los trabajos de terraplén desde la parte alta montaña de los que se espera ayuden a mitigar la estabilización del talud.

Señaló que fue Coviandes el que realizó los estudios y diseños a partir del año 2008, que en su debido momento merecieron el Premio Nacional de Ingeniería, porque era realizar túneles y viaductos sobre una zona geológicamente inestable, pero “con el error garrafal que no tuvieron en cuenta la estabilización del talud, no tuvieron en cuenta la realización de obras de contención y de tema de manejo de aguas”.

“En ese sector anualmente llueve 4 mil 700 mililitros por metro cuadrado, por lo que era indispensable que la ANLA y los estudios hubieran previsto este tema de la estabilización de todos los taludes", dijo el alcalde.

Lea También: Trabajos en el kilómetro 58 de la vía al Llano durarían toda la semana

En cuando al señalamiento de Coviandes de que es la empresa Pollo Olímpico la culpable, Javier Ricardo Castro señaló que hay una mala información porque dice que sí hay instalados 16 galpones, pero que la licencia de funcionamiento la tienen antes de que se aprobara la licencia ambiental de la construcción de la doble calzada Bogotá-Villavicencio entre Cáqueza y Guayabetal.

Cargando