"Nunca hubo conveniencia política": Revista Semana

La Revista Semana explicó por qué terminó “chiviado” por The New York Times.

La Revista Semana dedicó su editorial a la explicación que había pedido el periodista Daniel Coronell sobre por qué no se publicaron las denuncias sobre las polémicas directrices del Ejército que cultivarían nuevos casos del ‘falsos positivos’. Solicitud que terminó en la cancelación de la columna del periodista y generó críticas sobre una presunta censura por parte de la revista.

Cuenta Semana que la investigación inició en enero de este año y no se publicó por tres errores. Señala que, “hubo varias fallas en el proceso pero nunca conveniencias políticas”.

El primer error: “A los dos meses, a pesar de contar con información publicable, quisimos profundizar los hilos de la investigación pues surgieron elementos adicionales a las directrices sobre las tropas. Fue un primer error no haber sacado a tiempo lo que ya teníamos”.

El segundo: “Faltando algunos días para la publicación, contactamos al ex secretario general de la Presidencia y exviceministro de Defensa, Jorge Mario Eastman, como primera fuente antes de hacerlo con el mismo ministro de Defensa y el comandante del Ejército. Queríamos saber si el alto gobierno tenía algo que ver o avalaba esas directrices”.

El tercer error: “La investigación se extendió tanto que molestó a algunas fuentes y estas decidieron buscar otros medios y entregarles una parte de información”.

Dice que la ‘chiviada’ de The New York Times les dolió, pero que no se puede cuestionar su independencia porque a lo largo de los 36 años de existencia han demostrados ser críticos, y eso no excluye al actual gobierno.

Recuerda la editorial que han publicado sobre varios casos, como el proceso 8 mil, parapolítica, las chuzadas del DAS “hasta las posiciones más recientes sobre el manejo de las visas de Estados Unidos, la situación de seguridad o defensa de la JEP, Semana siempre asumirá un papel crítico”.

La investigación, asegura, continúa, pues solo una parte de la información habría sido entregada a The New York Times, pero la publicarán cuando tengan la seguridad de que sus fuentes no corren peligro.

“Creemos que reconocer públicamente los errores, en cabeza del director de la revista, Alejandro Santos, es necesario para aprender las lecciones del caso y fortalecer así nuestra manera de ejercer el oficio”, se lee.

Cargando