Futbolistas españoles detenidos por amaños de partidos en La Liga

El fútbol español sufrió otro sobresalto en forma de operación policial con la detención de futbolistas en activo y retirados.

Una denuncia de LaLiga presentada en mayo de 2018, dos días después de la disputa de ese encuentro (0-1), fue el detonante de la denominada Operación Oikos, que prevé once detenciones además de registros en varias instalaciones, como la realizada en la sede de la Sociedad Deportiva Huesca desde primera hora de la mañana.

Aston Villa volverá a la Premier League tras tres años

Según las pesquisas, la trama seleccionaba los encuentros, captaba a futbolistas y les pagaba por adelantado para que se dejaran ganar.

De este modo, podían hacer apuestas combinadas -resultado final y resultado de la primera parte; resultado final y número de córners, por ejemplo- y se aseguraban las ganancias en las apuestas deportivas.

Fuentes próximas a la investigación indicaron a EFE que la misma incluye aquel partido jugado el 27 de mayo de 2018 en Huesca como sospechoso, junto al Valladolid-Valencia (0-2) disputado 18 de mayo y al menos otro más entre equipos que no concretaron.

La referencia al Valladolid-Valencia, en el que el conjunto valenciano aseguró el cuarto puesto final de la Liga y su participación en la próxima Liga de Campeones, ha causado la reacción de ambos clubes.

El Valencia se ha declarado "ajeno" a "supuestos amaños de partidos" y ha anunciado que adoptará medidas legales contra los que difundan "cualquier rumor o noticia infundada" que vincule al club con esos asuntos.

El Real Valladolid ha manifestado su total colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para luchar contra la corrupción en el fútbol, pero ha advertido que combatirá legalmente "cualquier tipo de información que pueda llegar a menoscabar la imagen pública" del club.

Entre los detenidos, según las fuentes, figuran jugadores retirados como Raúl Bravo, Carlos Aranda y Borja Fernández, los tres compañeros en el filial del Real Madrid a principios de la década del 2000 y luego futbolistas de clubes, en el caso del primero, como Olympiacos (GRE), Numancia, Rayo Vallecano, Beerschot (VEL), Veria (GRE) y Aris (GRE).

Otro de los jugadores detenidos por este caso, es Iñigo López, pertenecía al Huesca cuando se jugó el partido que originó la operación, entre el conjunto aragonés y el Nástic, aunque no participó en el mismo.

La intervención policial también ha llevado a la detención de Agustín Lasaosa, presidente de la Sociedad Deportiva Huesca desde 2017 y del jefe de los servicios médicos de la entidad, Juan Carlos Galindo.

Messi continúa rompiendo récords: Sexta bota de oro

LaLiga ha elogiado "la extraordinaria labor" de la Policía Nacional para la desarticulación de un grupo organizado que obtenía beneficios económicos con la predeterminación de partidos en España, y ha destacado la "eficacia" de los sistemas de protección de integridad que implantó hace cinco temporadas.

Cargando