Nacional

Marciana Caycedo ''la mamá'' de isla Mono

En Isla Mono, no hay médicos ni hospitales; para traer al mundo a los bebés, las familias cuentan con la con la ayuda de Marciana Caycedo.

Con sus manos gruesas, Marciana Caycedo soba los vientres redondos de las futuras madres. Pero la partera, que ha ayudado a dar a luz a decenas, está cansada: la isla fluvial en la que vive en el noroeste de Colombia carece de todo.

"El primer bebé que traje al mundo fue el último de mi mamá, el menor de mis 23 hermanos", recuerda esta afrocolombiana de cuerpo esbelto, que no aparenta tener 60 años y menos aún haber pasado por 17 embarazos.

Apenas era adolescente cuando su madre, presa de contracciones, le pidió ayuda. "Dije: 'no mamá, ¡qué miedo! ¡me va a morder!'", cuenta entre carcajadas Caycedo a la AFP en la Isla Mono, el islote sobre el río San Juan donde vive.

De todas maneras recibió a su hermano pequeño en una cobija doblada. Y cuando su madre se retiró, tomó el relevo como la única partera de la isla.

En su humilde cabaña, donde los ratones recorren las vigas de madera, atiende a una niña de 17 años que cree tener ocho meses de embarazo. Su vientre es apenas del tamaño de un balón de fútbol.

Parece que "es un niño porque está boca abajo. Las niñas que se quedan boca abajo nacen varoniles", sonríe la partera. Pero luego se pone más seria: "Tú estás anémica. Aunque no te guste, tienes que comer lentejas, zanahorias".

Todo un reto en la Isla Mono, cuyo suelo arenoso prácticamente no provee nada comestible, fuera de cocos y tubérculos de taro, la "papa china" de los habitantes del selvático Chocó, el departamento más pobre de Colombia.

Las frutas, verduras y otros productos son traídos desde el puerto de Buenaventura, a dos horas de navegación en lancha rápida. Pero el precio del combustible vuelve las mercancías prácticamente inalcanzables para la mayoría de los 370 insulares que viven de la pesca y la madera. Tan difícil como conseguir agua o un dispensario.

Pagarle a Marciana los 100.000 pesos (unos 31 dólares) que cobra por parto es más barato que viajar de ida y vuelta a Buenaventura.

Cargando