A la cárcel fiscal implicado en nuevo caso de chuzadas

El fiscal detenido Fabio Augusto Martínez Lugo fue acusado de espionaje corporativo por ordenar la interceptación de al menos 7 números telefónicos.

Durante la audiencia, Armando Colmenares, fiscal del caso, señaló que el fiscal detenido Fabio Augusto Martínez Lugo, actuó en complicidad de Luis Carlos Gomes Gongora, Coordinador de Sala Interceptación Diamante de la Fiscalía en la interceptación de siete números telefónicos entre los que están miembros del sindicato de pilotos de ACDAC, Lucio Rubio, Manager general de Enel para Latinoamérica y Felipe Jaramillo, un abogado que llevaba un proceso de la empresa de energía de Bogotá.

Para enmascarar las chuzadas, Martínez habría utilizado otros procesos para encubrir las interceptaciones de los números. En el caso de los miembros del sindicato ACDAC, entre los que también fue interceptado el presidente del sindicato, Jaime Hernández, las chuzadas se habrían realizado durante las protestas del 2017 bajo la supuesta investigación de una denuncia de desaparición hecha en Medellín en 2014.

En el caso de Lucio Rubio, manager de Enel en Latinoamérica y al abogado Felipe Jaramillo, la interceptación se realizó en junio del 2018 y se utilizó una investigación de un taxi robado en mayo del 2013 en Bogotá para encubrirla. El número del empresario se hizo pasar como el de uno de los sospechosos de cometer el robo.

La Fiscalía calificó el caso como espionaje corporativo, a lo que el fiscal detenido se declaró inocente asegurando que fue engañado por los investigadores. A Martínez Lugo se le fueron imputados los cargos de concierto para delinquir, fraude procesal, prevaricato por acción, interceptación ilícita de comunicaciones y utilización ilícita de comunicaciones y fue enviado a la cárcel La Picota señalando que, de otorgarle detención domiciliaria, tendría acceso a internet y podría contactar a las personas con las que se planearon las interceptaciones.

Cargando