"El problema de la Contraloría no es administración sino del modelo fiscal"

El contralor, Carlos Felipe Córdoba, explicó el proyecto de reforma a la entidad que dirige.

Las principales críticas que se le hacen a la Contraloría General y a las contralorías regionales son por lo tarde que llegan a ejercer su tarea de vigilancia sobre los recursos del Estado y por el poco dinero que logran recuperar para el erario.

El contralor general de la República, Carlos Felipe Córdoba, dice estar consciente de esas dos graves carencias y asegura que ambas pueden corregirse con el proyecto de ley para modificar el control fiscal, que ya fue presentado al Congreso de la República.

Córdoba habló con Caracol Radio sobre esa iniciativa, la forma como operaría (en caso de ser aprobado el texto en el legislativo) y el cambio que traería para la vigilancia de los recursos públicos.

¿Cuáles son los puntos fundamentales del proyecto de ley?

Hoy la Contraloría solo recupera el 0,4% de lo que investiga y eso no es un problema de ninguna administración de la entidad, sino un problema del modelo de control fiscal. Queremos que el control sea preventivo y no previo, para acompañar desde el primer momento los procesos, con big data, inteligencia artificial y demás tecnologías del Siglo XXI, sería seguir cada peso del principio hasta el final.

¿Por qué cree que esa reforma daría un modelo más efectivo que el actual?

Tendríamos un modelo que permitiría que nunca se perdiera la vigilancia del recurso público, sin ser vinculante, sino trabajando en concomitancia y con posterioridad, en línea y en tiempo real. Además, queremos tener capacidad para intervenir en las contralorías territoriales. Soy respetuoso de la autonomía, pero estamos pidiendo una función de intervención, como tienen las superintendencias y unas funciones jurisdiccionales para ser órgano de cierre.

Ya antes el país ensayó el control previo y eso no funcionó, ¿qué diferencia habría ahora?

El control previo era coadministrar, a eso no se puede volver. Ahora lo que planteamos es acompañar procesos, decirles se les puede perder el recurso, antes de que eso suceda.

¿Qué facultades nuevas tendrían las contralorías si se aprueba el proyecto?

Hoy hay que esperar a que se pierda el recurso para poder entrar a revisar. Creemos que ahora debemos acompañar todo el proceso, sin coadministrar, para alertar cuando no haya capacidad de manejar bien el recurso. 

¿Cómo intervendría la Contraloría General a las departamentales y municipales?

Respetando la autonomía territorial, poder entrar eficientemente a intervenir una contraloría y redireccionarla, para que haga un control efectivo en ese municipio o departamento. Hoy solo recuperamos el 0,4%. Por eso necesitamos fortalecer la jurisdicción coactiva.

Cargando