Tribuna

Sin remedio

Vamos repitiendo una y otra vez la historia como si no aprendiéramos de ella

Camino equivocado para la construcción de país el que estamos recorriendo en las últimas semanas, si no meses. Presenciamos la incapacidad política para superar nuestras diferencias y entonces los temas de fondo saltan de una rama del poder a otra, para que sea la maraña judicial la que termine por fallar, ojalá en derecho, sobre lo que en el Congreso se convierte en una penosa recusadera entre unos y otros y las leguleyadas de un presidente de Parlamento que en vez de garantizar la discusión y votación, dilata en favor de los intereses de su partido que no del país, y ojalá lo tenga claro.

Más de dos meses en una discusión inane sobre seis objeciones que el presidente Iván Duque planteó a la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Fueron negadas por la Cámara y luego por el Senado 47 por 34 y terminan ahora en la Corte Constitucional, nuevamente, para que solucione la absurda discusión matemática de su validez o si les faltó un voto. Ideal leer al profesor Ignacio Mantilla en “El cálculo de la mayoría absoluta” para entender el truncamiento y el redondeo. 

Lea la columna completa en El País de España 

Cargando