EEUU anuncia restricciones a viajes y remesas a Cuba

Se trata de una medida del gobierno de Donald Trump para aumentar la presión sobre "la troika de la tiranía".

John Bolton, asesor de seguridad nacional de EEUU /

Estados Unidos limitará los viajes y remesas a Cuba, anunció el miércoles el asesor de seguridad nacional, John Bolton, una medida con la que Washington revierte la política de apertura del gobierno anterior y aprieta las tuercas a lo que llama "la troika de la tiranía".

"El Departamento del Tesoro implementará cambios regulatorios para restringir los viajes no familiares a Cuba", dijo Bolton en un almuerzo en Miami con la comunidad cubana. "También anunciaremos nuevos límites a las remesas a Cuba".

"Estas nuevas medidas ayudarán a quitarle los dólares americanos al régimen cubano", dijo Bolton.

Podría interesarle: Al menos 28 muertos en un accidente de un autobús turístico en Portugal.

Pocas horas antes, el gobierno de Donald Trump anunció en Washington que activará en mayo una norma que permite demandar en tribunales estadounidenses a empresas extranjeras presentes en Cuba que gestionan bienes confiscados a los cubanos por la revolución.

No existen cifras oficiales, pero se estima que las remesas son la segunda fuente de ingresos de la isla, detrás de la exportación de servicios médicos. De acuerdo con el Havana Consulting Group, el 70% de los cubanos reciben remesas.

Los viajes de ciudadanos estadounidenses a Cuba que no tenían por objeto visitar a familiares estaban prohibidos antes de que el anterior presidente, Barack Obama, descongelara las relaciones con La Habana en diciembre de 2014.

A raíz de esa apertura, Estados Unidos permitió a sus ciudadanos hacer viajes a la isla dentro de 12 categorías, como por ejemplo contactos culturales o profesionales, que en la práctica eran eufemismos para visitas turísticas.

Esta medida abrió un abanico de ofertas de cruceros y aerolíneas que, a bombo y platillo, comenzaron en este período a hacer viajes a Cuba por primera vez en más de medio siglo.

EE.UU. activa medida que permite demandas a compañías extranjeras en Cuba

En una conferencia de prensa ofrecida por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, el secretario de esta división, Mike Pompeo, anunció la revocación de la suspensión del el Título III de la Ley Libertad la cual permite demandas contra firmas extranjeras que gestionan bienes confiscados tras la revolución, para posteriormente ser incautadas por el gobierno.

Esta norma que había sido suspendida de la llamada ley Helms-Burton por el mismo Trump durante el año pasado y que se encontraba congelada hace 21 años, volverá a tener vigencia a partir del 2 de mayo como una estrategia de presión por parte del gobierno estadounidense al régimen cubano.

La polémica ley fue instaurada en 1996 durante la administración de Bill Clinton como parte de la estrategia de embargo a Cuba que se llevó durante la época producto de las fricciones entre el gigante norteamericano y la isla. La ley causó revuelo en su momento pues pretendía castigar a cualquier, buque, aeronave o empresa que tocara tierras cubanas. Esto significó para muchas empresas alrededor del mundo tenían que decidir si negociar con EE.UU. o con Cuba.

En la conferencia de prensa Pompeo argumentó que las medidas se han tomado debido a la creciente influencia de la isla en diferentes gobiernos alrededor de Latinoamérica, citando el caso de Venezuela y Nicaragua. Sin embargo también resaltó un regreso al modelo “dictatorial” de represión a su gente y la falta de un sistema democrático multilateral en Cuba debido referéndum que avaló al partido comunista como única alternativa política, celebrado durante el mes de febrero.

De igual manera el secretario de Estado ha dicho que "no habrá excepciones a la norma” ya que el gobierno piensa que es parte fundamental para aumentar la presión a un régimen que “ha exportado durante años su opresión a Venezuela ya que los servicios militares y de inteligencia cubanos han mantenido a Maduro en el poder durante años”, lo cual según sus propias observaciones “socava la estabilidad de los países en el hemisferio occidental y representa una amenaza directa para la seguridad nacional de los Estados Unidos”.

Cargando