Piden investigar a partido de Netanyahu por uso de cámaras en elecciones

La organización señala que hay sospechas de interferencia a los votantes e invasión de su privacidad.

La ONG Adalah pidió hoy una investigación criminal para esclarecer un incidente de la jornada electoral del pasado martes en Israel, en el que miembros del partido Likud, del primer ministro, Benjamín Netanyahu, fueron descubiertos con cámaras ocultas en centros de votación de ciudades árabes israelíes.

Lea también: Benedicto XVI atribuye pederastia en la iglesia a cultura de los años 60

"Numerosos vídeos de colegios electorales en comunidades árabes de todo Israel dan testimonio de daños a los votantes y de una perturbación del proceso de votación" por la existencia de las cámaras, denunció Adalah, que exigió la apertura de una investigación sobre lo sucedido a la Fiscalía y la Policía israelíes.

Según la entidad, se debe investigar el asunto "por las sospechas de interferencia electoral e invasión de la privacidad del votante", ya que "la instalación de cámaras en los centros de votación disuadió a los votantes de ejercer su derecho al sufragio", provocó "interrupciones en la votación" y alteró el proceso electoral, que "debe ser libre y confidencial".

El pasado martes, en plenas elecciones generales en las que los israelíes estaban convocados para elegir la próxima Knéset (Parlamento israelí), la Policía retiró más de mil cámaras que portaban interventores y observadores del Likud en varios centros de votación de localidades árabes de Israel.

La lista Hadash-Tal, formada por el partido comunista, partidos de izquierda y árabes, presentó una queja ante el Comité Electoral Central tras encontrar dispositivos de grabación que los simpatizantes del Likud llevaban escondidos dentro de los colegios electorales de diversas comunidades árabes.

La Policía intervino, tras recibir las quejas y con el fin de garantizar el derecho al voto secreto y retiró las cámaras, cuyo número, según el diario local "Haaretz", ascendía a más de 1.200.

Además, el comité electoral prohibió la grabación en los colegios tanto de los electores como del proceso de votación, al considerarla una actividad "ilegal".

Netanyahu, preguntado por la acción, defendió que las cámaras servían para "garantizar el voto legítimo".

Por otra parte, la empresa israelí de relaciones públicas Kaisler Inbar desveló ayer que había equipado a 1.350 observadores del Likud con cámaras de grabación, planeando la acción con el mismo partido.

En un comunicado en Facebook, en el que se ve a dos ejecutivos de la empresa en una fotografía con Netanyahu y su esposa, Sara, la compañía declara con satisfacción que gracias a las cámaras que proporcionó a los miembros del Likud "la participación electoral en el sector árabe fue la más baja de los últimos años", con "un porcentaje de votantes que se redujo al 50 %".

Lea también: Julian Assange y WikiLeaks en cinco puntos clave

Cargando