Khalida: Tiene una habitación secreta en su oficina donde mete a las niñas

El máximo mandatario del fútbol afgano esta inhabilitado por la FIFA pero sigue ejerciendo su cargo.

Khalida Popal es una exfutbolista afgana que ha luchado a lo largo de su vida por los derechos de la mujer en su país. El fútbol fue el principal motivante para que esta mujer de 32 años decidiera impulsar al llamada "deporte rey" en Afganistán y fomentar así la creación de la primera selección femenina.

Atletico Vs. Barcelona, récord mundial en el fútbol femenino de clubes

Khalida afirma que ser mujer afgana es un problema y el deporte no es una excepción. En sus inicios como jugadora tuvo que enfrentar el bullying, las persecuciones y el continuo maltrato, tanto de hombres como de mujeres, debido a que allá consideran que "el fútbol es un deporte para varones". "Ver a todas esas chicas y mujeres jugar, para ellos, es una manera de destruir su masculinidad", afirmó.

Por otro lado, la exjugadora enfatizó en que debían practicar el fútbol "a escondidas" puesto que de lo contrario serían llamadas "prostitutas". "Fue duro para mí. Sólo estábamos jugando a fútbol", decía.

En cuanto a sus acusaciones, Khalida confirmó que una vez salió de su país, continúo "involucrada en el desarrollo de la selección femenina de Afganistán" y allí fue donde se enteró de los incidentes que ocurrían con el equipo: "Algunos de los representantes de la Federación comenzaron a abusar de nuestras jugadoras. Nos quejamos. Profundizamos. Yo comencé mi propia investigación. Encontré que el autor de esa violencia era el presidente de la Federación de Fútbol de Afganistán. Tiene una habitación secreta en su oficina donde mete a las niñas. Y allí las viola y después las suelta. Fueron varias. Venían con sueños, sentían que los habían alcanzado. Chicas de familias corrientes... Y ese hombre, agazapado como si fuera un cazador, se dedicó a cazar".

¡Habrá Liga profesional femenina en Colombia!

Actualmente la FIFA tiene inhabilitado a Keramuddin Keram, presidente de la Federación, y aun así se mantiene como el máximo dirigente del fútbol afgano. Nunca fue juzgado ni denunciado porque la investigación de FIFA aún tardará un año en finalizar y el Gobierno Nacional, aunque tiene conocimiento del tema, no puede involucrarse porque está prohibido.

Por ahora, la Fiscalía de Afganistán le suspendió el sueldo a otros cuatro miembros de la Federación, incluidos entrenadores, por presuntos abusos, sexuales y físicos. Ahí va la investigación.

Cargando