Acuerdo final para la terminación del conflicto marcha a medias en Guaviare

A los que erradicaron la coca solo les han pagado el apoyo de subsistencia mientras que las disidencias siguen creciendo.

Luego del acuerdo final para la terminación del conflicto armado y la construcción de una paz estale y duradera, es muy poco lo que se ha cumplido.

En el punto 4 denominado “Solución al Problema de las Drogas Ilícitas”, las partes reconocieron que la presencia de los cultivos de uso ilícito está ligada a la existencia de condiciones de pobreza, débil presencia del Estado y la existencia de organizaciones criminales asociadas al narcotráfico.

Para la atención de los cultivadores, el programa de atención inmediata contempla cuatro elementos; entrega hasta por un año para compra de alimentos; adecuación de huertas caseras y entrega de especies menores; entrega de proyectos productivos de ciclo corto y generación rápida de ingresos y la implementación de proyectos de largo plazo, enmarcados en el proceso de Reforma Rural Agraria.

De estos cuatro puntos, solo se ha cumplido la entrega de los bonos alimentarios, el resto solo promesas incumplidas.

Mientras tanto, al 30 de noviembre del año 2018 Naciones Unidas certifica que 32.929 hectáreas de cultivos ilícitos fueron arrancadas por las familias que ingresaron al programa de sustitución voluntaria.

Ante los incumplimientos del Gobierno, se están presentando nuevas plantaciones en zonas distantes del departamento del Guaviare al lado de las disidencias de las Farc las que pasaron de tener 300 hombres a comandar más de mil, según fuentes oficiales. 

Cargando