Columnista Invitado
Columnista Invitada

María Claudia Lacouture: Uno a uno

Es importante tener en cuenta que la relación, entre Colombia y Estados Unidos, va más allá de la buena voluntad. Se necesitan resultados.

La Ex Ministra de Comercio, Industria y Turismo, ahora directora de la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, María Claudia Lacouture (@mclacouture ) se refiere a las relaciones comerciales de Estados Unidos y Colombia, de las que dice que es importante tener en cuenta que la relación va más allá de la buena voluntad. Se necesitan resultados.

La política exterior de Estados Unidos, la forma en la que se relaciona con el mundo, ha dado un giro desde que el presidente Donald Trump asumió las riendas del país, en el marco de la ya conocida “América primero” en donde privilegia asuntos que impactan los intereses nacionales por encima de acuerdos multilaterales previos.

Ya lo vimos con el manejo que Trump dio a los aranceles de acero y aluminio, a la renegociación del Nafta, hoy con nueva versión llamada USMCA, la tensión comercial con China y lo que pueda pasar con India y Turquía, dejando a un lado instancias multilaterales.

En todos esos casos, los pendientes se resolvieron en diálogos y procesos de negociación uno a uno o están en ese camino, como en el caso de China cuya situación mantiene al mundo expectante en medio de anuncios de fin de la tensión comercial y congelamiento en las decisiones de alza de aranceles desde el país asiático hacia Estados Unidos para productos en los que Washington ha sentido vulnerados sus derechos, principalmente en lo relacionado con la propiedad intelectual.

Para el caso colombiano, es importante tener en cuenta que la relación va más allá de la buena voluntad. Se necesitan resultados. Teniendo en cuenta que Estados Unidos traza su política, tanto interna como externa, para la generación de desarrollo, acorde con las necesidades de sus empresas y ciudadanos, cuando miramos a Colombia hay temas como la erradicación de cultivos ilícitos y la lucha contra las drogas, así como el desenlace de la situación en Venezuela que son relevantes para ellos, por lo cual su marcado interés.

En la lucha antidrogas, aunque las autoridades colombianas han dado las explicaciones del caso y puesto en marcha nuevos planes para reducir las plantas ilegales, es importante mostrar resultados. Como plantee hace unos días, a propósito de la audiencia en la Corte Constitucional, los colombianos debemos encontrar una solución con herramientas que preserven la salud de las comunidades, pero que al tiempo faciliten la erradicación de un número importante de cultivos ilícitos para evitar estancarnos en el tema y alejar el fantasma de la descertificación.

Están por otro lado los temas más relacionados al ámbito empresarial, otro eje crucial sobre todo para la administración actual, porque recordemos que lo que les duele a las compañías, le duele al presidente Trump. Hay que mostrar el compromiso por fortalecer el respeto de la propiedad intelectual (aclarando asuntos como el de la declaración de interés público y el control de precios) y endurecer el castigo para prácticas indebidas como piratería, contrabando y falsificación, por poner solo unos ejemplos.

Además, con el reciente cambio de mayoría Republicana a Demócrata en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, la agenda bilateral prioritaria empieza a incluir el seguimiento estricto a los temas laborales y el cumplimiento de los compromisos adquiridos en la negociación del Tratado de Libre Comercio que este año cumple 7 de entrar en vigencia.

Otro aspecto que se está configurando como clave, en la relación bilateral como con los países de América Latina y el Caribe es la coyuntura en Venezuela. Tenemos que seguir por la misma senda en el esfuerzo mancomunado de devolverle la democracia a ese país, aunque el proceso tome más tiempo del que muchos deseamos, y desde el empresariado ofrecer la ayuda necesaria para superar la crisis humanitaria del vecino país. Como se ve, la hoja de ruta entre Colombia y Estados Unidos es dinámica.

Estos serán algunos temas que abordará la Asociación de Cámaras Americanas de Comercio de América Latina y el Caribe (AACCLA por sus siglas en inglés), que se reunirán en Barranquilla, a finales de mayo, en el marco del Business Future of the Americas, BFA, teniendo en cuenta, además, que varios países tienen agendas comunes, en particular en lo que tiene que ver con propiedad intelectual y en especial por ser el destino del 80% de la inversión que hace Estados Unidos en la región

Para Colombia será importante el encuentro teniendo en cuenta que las 25 AmCham de igual número de países de Latinoamérica representan a más de 20.000 empresas, el 60% del total de exportaciones de Colombia en 2018 con US$24.833,5 millones y el 46,3% en importaciones, con US$23.714,9 millones. En materia de inversión, estas naciones representaron del 52,4% del flujo total de IED que llegó al país, con US$5.770,3 millones.

El BFA (www.bfa2019.com) será un espacio clave para ver la perspectiva de la integración regional y Estados Unidos y Barranquilla está lista para ser escenario de esa conversación que fijará el derrotero de los próximos meses y de cara a las elecciones de medio término en ese país.

Cargando