César Rincón volvió a torear después de 11 años

En 2008 se despidió de las plazas de toros, pero volvió a tomar la muleta en una tienta.

La última vez que los bogotanos vieron torear en público a César Rincón estaba vestido con su traje de luces tabaco y oro. Fue el 24 de febrero de 2008 cuando se hizo su despedida en La Santamaría junto a su amigo Enrique Ponce. En esa época Rincón, también presentó sus ejemplares de la ganadería Las Ventas del Espíritu Santo y se indultaron dos toros que se convirtieron en sementales. 

11 años después y también con becerras de su ganadería, Rincón volvió a tomar el capote y la muleta, pero esta vez de pantalón caqui, camisa y chaleco, en una tienda que se hizo en Subachoque, Cundinamarca, muy cerca de Bogotá. Los años le han pasado, pero la clase que lo caracterizó durante su años de torero están intactos. 

“Desde el 2007 no toreaba en público. Estuve emocionado, me temblaban las manos porque después de tantos años sin torear es difícil, pero tenía que agradecerles a quienes me acompañaron en ese momento”. 

El ejercicio se hizo en una tienta pedagógica en donde César Rincón explicó a aficionados y no aficionados del toreo cómo se hace la selección de las becerras para que sean madres de futuros toros de lidia.

“Se dio muy bien, estuve muy contento y feliz porque estuve rodeado de amigos y personas que quisieron estar en el tentadero pedagógico y fue un ejercicio muy bonito porque allí se entiende la tauromaquia. Me gustó que la gente oyó y prestó atención a lo que yo les explicaba sobre la elección de las becerras que posteriormente serán madres”. 

No hay nada más taurino que un tentadero, lugar en donde se prueba la bravura del toro de lidia, y por eso con el apoyo de la Escuela del Toro, Las Ventas del Espíritu Santo, se hizo esta tienta pública en donde Rincón enseñó cómo se pone a prueba una becerra y qué cualidades debe tener para criar futuros ejemplares. 

Este tipo de ejercicios públicos se continuarán haciendo periódicamente para conquistar nuevos aficionados a la fiesta brava.

Cargando