MinDefensa: "Creo en la presunción de inocencia de los generales"

Guillermo Botero respondió a la HRW que denunció sobre que al manos 9 generales de la cúpula militar están salpicados con casos de falsos positivos.

El ministro de Defensa, Guillermo Botero, respondió a la ONG Human Rights Watch, asegurando que confía en la presunción de inocencia de los 9 generales que aparecen salpicados con casos de falsos positivos en el país. 

Todos los oficiales y especialmente los generales se les da una revisión completa de todas sus actuaciones, pasan diferentes filtros, sus hojas de vida son puestas a consideración del Congreso de la República. (…) Además estos oficiales han tenido un desempeño extraordinario”, dijo el funcionario. 

Sin embargo, el Ministro, como lo indicó Caracol Radio reconoció que dos de los 9 generales mencionados por la ONG se postularon a la Justicia Especial de Paz, que es la instancia que investiga los casos de falsos positivos de miembros de la fuerza pública en el país. 

“Hay dos generales que recuerde, el general David y el general Villegas, que tienen comparecencia en la JEP. Hay que recordar que la JEP es una jurisdicción obligatoria y preferente para los militares”, señaló Botero

Caso comandante del Ejército

Frente al caso del general Nicasio Martínez, actual comandante del Ejército y quien fue mencionado en el informe de Human Rights Watch, aduciendo que habría autorizado el pago de una recompensa a un informante, caso que habría terminado en un falso positivo, expertos en disciplina militar señalaron que el alto mando no tendría responsabilidad al considerar que el cargo que desempeñó el general para la época de los hechos (Jefe de Estado Mayor de la Décima Brigada en el grado de Coronel) se refiere solamente a manejo administrativo y no decisiones en materia de operación de las tropas.

Así mismo el ministro de Defensa reiteró que sobre el general Martínez no cursa ninguna investigación penal a la fecha, ni impedimento alguno e inhabilidad para ejercer el cargo público.

Caracol Radio conoció, con fuentes judiciales, que dos de los nueve generales involucrados con casos de falsos positivos por la ONG, Human Rights Watch, se acogieron a la Justicia Especial de Paz. 

Serían los casos de los generales Diego Luis Villegas Muñoz, quien al parecer tiene una investigación por un caso de falso positivo ocurrido en Montebello (Antioquia) el 25 de marzo de 2008. 

El otro caso sería el del general Miguel Eduardo David Bastidas, quien según la ONG, Human Rights Watch, ya fue imputado por la Fiscalía, 32 homicidios 14 desapariciones y 10 torturas, frente a estos dos casos, Caracol Radio conoció que la situación jurídica de estos dos altos mandos militares está en manos de la justicia especial de paz, según fuentes judiciales. 

Human Rights Watch advierte vínculos de nueva cúpula del Ejército con falsos positivos

La organización Human Rights Watch (HRW) acusó hoy al Gobierno colombiano de Iván Duque de promocionar a nueve generales vinculados con el escándalo de las ejecuciones extrajudiciales en Colombia a comandancias del Ejército.

Entre los generales en cuestión figura el nuevo comandante del Ejército, Nicacio de Jesús Martínez Espinel, cuyos subordinados están investigados por 23 "falsos positivos" en 2005 cuando ejercía la comandancia segunda de la Décima Brigada Blindada.

Acompañado de su investigación, HRW presenta un documento firmado por Martínez Espiner correspondiente al pago de un millón de pesos colombianos (unos 320 dólares) a un informante por operaciones que resultaron con la muerte de dos civiles -entre ellos una niña- que se hicieron pasar como guerrilleros de las FARC.

El director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vicanco, insistió hoy en sus críticas a la decisión de ascender a nueve militares que en el pasado habrían tenido participación en falsos positivos.

En entrevista con 6AM Hoy por Hoy, Vivanco mencionó puntualmente cuatro casos, entre ellos el del hoy comandante del Ejército, general Nicacio Martínez, de quien dijo, autorizó el pago de una recompensa por una operación militar en febrero de 2005, en la cual, aseveró, se asesinó a una niña de 13 años.

Son 9 generales que hacen parte de la cúpula militar que fueron ascendidos, como también los ascendió (el expresidente Juan Manuel) Santos”, apuntó el directivo de HRW.

Añadió que estos casos están contemplados en documentos oficiales y dijo que aunque la presunción de inocencia es un principio sagrado del derecho penal, no es viable contratar a una persona cuestionada.

“No creo que uno pueda seguir ascendiendo a quien cuanta con esos antecedentes. Es una decisión política, no penal”, afirmó Vivanco. 

En Colombia, se conoce como "falsos positivos" a las ejecuciones extrajudiciales de civiles que el Ejército presentaba como muertos en combate tras secuestrarles y vestirles de guerrilleros en el contexto de la guerra con las FARC y en especial durante el Gobierno de Álvaro Uribe (2002-2010).

La ONU informó en 2011 de que se investigaban al menos 3.000 "falsos positivos" en una práctica "sistemática", aunque estimaciones posteriores han situado la cifra en unos 4.200.

El año pasado la Fiscalía presentó 2.248 casos a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), el tribunal creado para juzgar los crímenes de guerra en virtud del acuerdo de paz con las FARC.

La denuncia presentada hoy por HRW indica que tres de los nueve generales promocionados están siendo investigados directamente, mientras que los otros seis por acciones de sus soldados.

Además de Martínez Espinel, los otros generales son Jorge Enrique Navarrete Jadeth, Raúl Antonio Rodríguez Arévalo, Adolfo León Hernández Martínez, Diego Luis Villegas Muñoz, Edgar Alberto Rodríguez Sánchez, Raúl Hernando Flórez Cuervo, Miguel Eduardo David Bastidas y Marcos Evangelista Pinto Lizarazo.

Todos ellos promocionados con Duque a comandancias del Ejército y que juntos se les vincula con más de 150 casos de ejecuciones extrajudiciales.

HRW ha denunciado con insistencia los obstáculos de los gobiernos de Colombia a las investigaciones sobre los "falsos positivos" y que los comandantes responsables se han librado de las condenas que, en su gran mayoría, han recibido los soldados. 

Cargando