Maduro dice que Venezuela sufrió agresión de Colombia en pasos de frontera

"Iván Duque se ha prestado para una agresión, (pero) pudo más la dignidad y no pasaron ni pasarán, respeto a la soberanía de Venezuela".

El gobernante de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró este martes que su país sufrió una "agresión" del Gobierno colombiano el sábado pasado, cuando la oposición llevó adelante un operativo para ingresar varias toneladas de ayuda humanitaria que se almacenan en la ciudad fronteriza de Cúcuta.

"El sábado 23 de febrero Venezuela sufrió una agresión por parte del Gobierno colombiano en los puentes fronterizos del estado Táchira (oeste)", dijo Maduro durante su participación en el acto de cierre de la Asamblea Internacional de los Pueblos, que se celebra en Caracas.

En esa jornada, que estuvo precedida por la orden de Maduro de cerrar la frontera con sus vecinos, dos camiones con donaciones de alimentos y material médico resultaron quemados en el puente binacional Francisco de Paula Santander, entre acusaciones cruzadas.

La oposición aseguró entonces que el Gobierno de Maduro quemó los camiones, pero el ministro de Información de Venezuela, Jorge Rodríguez, señaló el domingo, mostrando varios vídeos, que los propios detractores de Maduro quemaron las donaciones.

El mandatario venezolano difundió nuevamente los vídeos y aseveró que los camiones fueron quemados por "orden" del presidente colombiano, Iván Duque, para disparar una "escalada" en la tensión bilateral y propicia enfrentamientos armados.

En ese sentido, dijo que muchos de los manifestantes que trataron de meter las donaciones a Venezuela eran "delincuentes contratados", muchos de ellos de ciudades tan lejanas a Cúcuta como Medellín, una región que, dijo, es "famosa" por el fallecido narcotraficante Pablo Escobar.

Con todo, la oposición ha informado que logró ingresar al país unas 50 toneladas de donaciones, y que en los próximos días se mostrarán su contenido y beneficiarios.

Maduro también dijo que la "agresión" colombiana "ha llevado a la ruina el paso fronterizo", cerrado desde la noche del viernes y con el intercambio comercial fuertemente restringido desde entonces.

El antichavismo señala que Venezuela atraviesa una "emergencia humanitaria compleja", y ha pedido ayuda a la comunidad internacional para hacerle frente a la crisis.

Parte de estas ayudas se almacenan en los límites del país con Colombia y Brasil, mientras que otros cargamentos están acopiados en la isla de Curazao, un territorio político de Países Bajos.

Maduro ha dicho que no permitirá el ingreso de las donaciones, por considerarlas un "regalo podrido" que porta el "veneno de la humillación", y porque podría dar paso a una invasión armada que desaloje al chavismo del poder, que disfruta desde 1999.

Venezuela atraviesa un pico alto de tensión política desde enero pasado, cuando Maduro juró un nuevo mandato cuya legitimidad no reconoce la oposición y, en respuesta, el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, se proclamó presidente encargado.

Guaidó hizo una prioridad de su "Gobierno interino" el ingreso de ayudas al país y ha señalado que, ante la negativa de Maduro a aceptar las ayudas, planteará formalmente a la comunidad internacional "tener abiertas todas las opciones" para cesar la "usurpación" que considera hace el líder chavista de la Presidencia.

Cargando