El “catálogo” de La Modelo

La Fiscalía destapó una red de corrupción en el sistema penitenciario que dejó detenidos a dos directores de cárcel.

Carcel La Modelo /

“Se trata de una relación promiscua entre jueces y funcionarios penitenciarios para favorecer a detenidos”, señaló el fiscal Néstor Humberto Martínez al entregar los detalles del operativo que dejó al descubierto un negocio ilegal que se construyó en las “narices” de directores del Inpec

El “cartel” de La Modelo 

Según el fiscal general en este centro de reclusión, La Modelo, de los más importantes de todo el país, se gestó una oficina paralela del Inpec que ofrecía beneficios a detenidos a cambio de millonarios pagos

“Habrían diseñado un esquema de corrupción para conceder beneficios a los reclusos, permitir el ingreso de drogas y otros elementos restringidos por el sistema penitenciario o avalar visitas en horarios no autorizados”, señaló el fiscal general. 

Luego de investigar la Fiscalía estableció que quien lideraba esa red de corrupción era el propio director de la cárcel Modelo, el coronel del Inpec Cesar Ceballos

Lo capturaron junto a su conductor, Yovanny Esteban Rincón, un capitán del Inpec, Néstor Daniel Bernal y dos propietarios de inmuebles que se prestaban para completar las exigencias de dinero

Servicio por “catálogo” 

A través de interceptaciones telefónicas la Fiscalía conoció el modus operandi de la organización criminal. El director de La Modelo y sus socios, según la Fiscalía, tenían un completo catálogo de servicios ilegales que incluyó prostitución, ingreso de drogas, alcohol y hasta permisos para ir al médico. 

En La Modelo existía un patio preferencial donde los detenidos que pagaban hasta tres millones de pesos por llegar, era el Patio 3. Según los investigadores los pagos debían repetirse mensualmente o de lo contrario los amenazaban con enviarlos a los espacios más desafortunados de la cárcel. 

En La Picota 

Aunque el director de la cárcel La Picota, Luis Francisco Pérdomo, está detenido por recibir, supuestamente, 20 millones de pesos de un extraditable, la Fiscalía recuperó material probatorio que lo termina de enredar en hechos de corrupción. 

El mismo negocio que se destapó en la cárcel Modelo y los servicios que se ofrecían a los internos, se repitieron en La Picota, por eso le imputarán cargos al capturado director.  

En este capítulo de corrupción carcelaria la Fiscalía capturó a cinco guardianes y tres particulares, que facilitaron el pago de sobornos, incluso que los recibían para luego entregarlos al director del penal. 

Las “bodegas” 

No sólo funcionarios públicos aparecen en el listado de capturados. Los investigadores encontraron que particulares dejan a disposición de las redes locales y bodegas donde se guardaban los elementos que posteriormente se pretendían entrar a las cárceles. 

“La Fiscal de conocimiento estableció que algunas residencias y bodegas en la localidad de Puente Aranda servían como lugares de almacenamiento de drogas, artículos lujosos y otros elementos que, con complacencia de algunos funcionarios del Inpec, eran ingresados ilegalmente a determinados reclusos”. 

El destino de cada elemento en la cárcel, tenía una tarifa diferente de acuerdo con la Fiscalía. No era lo mismo ingresar ilegalmente un perfume a determinado patio que a un pabellón de extraditables, entre más seguridad, más caro el mandado. 

Los clientes 

La Fiscalía aseguró que fueron los mismos usuarios de esos servicios ilegales los que terminaron por denunciar los hechos de corrupción. 

“Se cansaron de las extorsiones” dijo el fiscal general al insistir que fue necesario interceptar las comunicaciones de los guardianes del Inpec y que dan cuenta de las conversaciones previas a cada exigencia. 

Sin embargo no se descartan acciones legales contra quienes pagaron por esos servicios, entre esos clientes hay desde personajes conocidos en graves hechos de corrupción, hasta extraditables vinculados al narcotráfico.

 

Cargando