Con una alarma de carro se activaron explosivos en La General Santander

Caracol Radio conoció los detalles del informe de antiexplosivos que entregaron los investigadores a la Fiscalía por el atentado a la escuela General.

El informe que adelantaron los investigadores que estuvieron en La escuela General Santander desde el 17 de enero, día del ataque terrorista, concluye varios de los datos que previamente fueron entregados por el fiscal general Néstor Humberto Martínez.

Se habló de 80 kilos de pentolita, un explosivo de alto poder, incluido en el vehículo adquirido por José Aldemar Rojas mediante compraventa legalmente registrada en un negocio con el señor Wilmer Arévalo y por 25 millones de pesos en el departamento de Arauca, según el mismo Arévalo en interrogatorio con la Fiscalía.

Lea también: Alias Raúl, cabecilla del ELN estaría detrás del atentado en Bogotá

La camioneta que estuvo guardada en una bodega de la localidad de Usme, donde fue acondicionada para el atentado, tenía blindaje 2,5; fue cargada con unas canecas de color azul donde ubicaron aparentemente el explosivo.

Lea también:  ¿Qué encontraron en la bodega donde acondicionaron el carro bomba?

 El informe de antiexplosivos coindice con los hallazgos de los investigadores en la bodega y los rastros encontrados en el lugar de la explosión, pedazos de plástico azul y la espoleta de una granada de fragmentación.

 Los expertos explicaron en ese informe con destino a la Fiscalía, que el método de activación de la bomba fue a través de radiofrecuencia y para ello usaron la alarma de un carro, que bien lo pudo hacer el mismo José Aldemar o quien estaba en los alrededores de La escuela General Santander en una distancia no mayor a los 500 metros

Cargando