Vaticano crea equipo atlético de monjas y sacerdotes para alcanzar el cielo

La asociación Athletica Vaticana hará su debut profesional el próximo 20 de enero en Roma.

Vaticano /

El deporte es una herramienta que ha demostrado romper paradigmas de desigualdad a lo largo de la historia. Por ejemplo en los Juegos Olímpicos de 1936 cuando el estadounidense Jesse Owens demostró que la raza negra podía superar el odio del nazismo; o cuando Nelson Mandela, en 1995, utilizó al rugby para unificar a Sudáfrica. 

Es así como este 2018 continuará con esta línea de sucesos importantes en la historia del deporte, ya que el recientemente conformado Equipo de Atletismo del Vaticano fue oficialmente aprobado por el Comité Olímpico Italiano (CONI). 

Esta nueva federación de atletismo está integrada por miembros de la Santa Sede como sacerdotes, monjas, personal administrativo, bomberos y guardias suizos. La organización estará al mando de Monseñor Melchor José Sánchez de Toca y Alameda, quien afirma que el proyecto para llegar a los Juegos Olímpicos es una meta a largo plazo. 

Gracias a la asociación con la CONI el equipo podrá participar en todo tipo de eventos deportivos a lo largo del territorio italiano y europeo. Se espera que la primera participación del equipo se dé el próximo 20 de enero en La Corsa di Miguel, carrera que conmemora al fondista argentino Miguel Sánchez que desapareció en su país en la época de la dictadura. 

A este equipo se les sumarán dos atletas honorarios: Amsou Cissé, un senegalés de 19 años y Buba Jallow, de 21 años procedente de Gambia. Ambos son refugiados que han conseguido asilo a las afueras de Roma. Esto es un gesto más de inclusión, uno de los valores que se pretende fomentar en el equipo. 

Ya existían acercamientos por parte de los deportistas de la Santa Sede al movimiento olímpico mundial. En los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang una delegación del vaticano participó en la ceremonia de inauguración como parte de un gesto diplomático.

 

 

 

Cargando