La Supersalud dio continuidad al proceso de liquidación de la EPS indígena

El proceso, que se adelantaba desde 2017, se retomó desde este jueves

La Superintendencia Nacional de Salud ordenó, mediante la resolución 527 del 27 de marzo de 2017, la posesión de los bienes y negocios de la EPS amparada por la protección especial indígena Manexka, además de su liquidación inmediata.

Según la Supersalud, los hallazgos que motivaron esta decisión, que funcionaba en 18 municipios de los departamentos de Córdoba y Sucre, fueron las altas cifras de mortalidad infantil, deficiencias en la atención a mujeres embarazadas y en programas de prevención.

También se descubrió el desvío de recursos por más de 30 mil millones de pesos. Según la Supersalud, se dio la venta de inmuebles de propiedad de Manexka a la IPS del mismo nombre por 600 millones de pesos, sin que el valor de dicha transacción se evidenciara en los registros contables.

Manexka tampoco entregó información sobre el origen de financiamiento para la adquisición de la sede ubicada en el municipio de San Andrés de Sotavento, que asciende a 2.900 millones de pesos.

La Corte Constitucional indicó que la reasignación de los usuarios será discutida en una consulta previa que deberá adelantarse con la participación de la comunidad indígena Zenú, representantes de la Supersalud, la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría y el Ministerio del Interior.

Cargando