Los árbitros también inician pretemporada, conozca cómo,cuándo y dónde será

José Borda le explica los contratiempos que viven los jueces del fútbol colombiano para prepararse para un nuevo año de competencia.

Por José Borda

Los árbitros colombianos de la categoría A del fútbol profesional realizan su pretemporada antes de cada torneo, este año el ente rector de los jueces en el país eligió como sede para la preparación a Cali.

El trabajo se dividirá en dos fases, la primera del 9 al 12 y la segunda del 12 al 17 de enero, cada una con la participación de 35 árbitros y asistentes, en total fueron convocados 63 jueces de todo el país que ya venían actuando y siete invitados nuevos, los cuales entrarán a conformar el panel este año.

La única novedad en el escalafón nacional para la temporada 2019 fue el retiro definitivo de Humberto Clavijo, el árbitro asistente internacional del Meta, que desde su participación en el Mundial de Brasil había venido con un nivel arbitral muy regular, tirando a malo, diría yo, y aunque fue sostenido por su padrino Imer Machado durante los últimos años, esta vez le fue imposible hacerlo y la Comisión de Árbitros decidió sacarlo definitivamente y del panel.

Alguien se preguntará qué hacen los árbitros en una pretemporada, pues inicialmente les realizan pruebas físicas de velocidad y resistencia, de igual forma, les efectúan exámenes escritos sobre las leyes de juego; y les hacen video test, que consisten en una serie de situaciones prácticas de jugadas en el aula donde el árbitro debe decidir qué hacer, incluyendo el castigo técnico y disciplinario, adicionalmente incluye acciones de fuera de juego; todo con el fin de entrenarlos y que aprendan a valorar coherentemente las infracciones .

Eso sí, el requisito es que para poder actuar en el torneo, todos deben aprobar las diferentes evaluaciones; quien pierda alguna prueba quedará desafectado hasta el siguiente campeonato.

En la pretemporada también dejan un espacio para prácticas de campo y para tratar jugadas de difícil resolución arbitral o que hayan generado polémicas en los torneos del fútbol profesional colombiano el año inmediatamente anterior, todas son revisadas y se llega a una decisión final, para que, de volverse a presentar, tengan conocimiento de lo que se debe hacer y sus criterios estén unificados al respecto. Todo esto lo hacen a la carrera en tan sólo tres días, ya que la Federación Colombiana de Fútbol no destina más tiempo para ello.

Por otra parte, los exámenes médicos, oftalmológicos, de sangre y electrocardiogramas deben aportarlos y pagarlos los árbitros con sus recursos, pues no hay un médico destinado a estos menesteres, como si lo tienen los equipos, ¡ahhh ! y otra cosa, el dinero de los pasajes terrestres o aéreos para que los árbitros puedan llegar a la sede de la pretemporada también sale de su bolsillo, así que, si por estos días del mes de enero un árbitro está “pelao” como la mayoría de colombianos, y no tiene liquidez para esto no podrá asistir y quedaría por fuera del panel.

El argumento de los directivos colombianos para aportar pocos recursos a estas convocatorias, se centra en la premisa “los recursos destinados a los árbitros no son una inversión sino un gasto”, y como los silbatos necesitan continuar con su carrera, tienen que asistir y pagar, lo cual no debería ser, no obstante, en los torneos si les exigen buenos resultados.

Cargando