CUMPLEAÑOS LA MEDIA TORTA

Vendedores ambulantes: 50 años acompañando a La Media Torta

Ellos han alimentando e hidratado por años a los bogotanos que asisten a los eventos del Teatro Al Aire Libre La Media Torta.

Vendedores ambulantes en La Media Torta /

Angélica Martínez, Aurora Gamboa, Miriam Luque, Germán Ramírez Cárdenas y José Ramos son cinco de los vendedores ambulantes que prestan servicio a los asistentes a La Media Torta.

Germán lleva más de 25 años trabajando en este escenario, y también trabaja en otros lugares como el Parque Simón Bolívar o Monserrate, para cubrir más que los eventos de la Media Torta, porque depende de las ventas para mantener su hogar.

“Nosotros somos vendedores independientes y aquí llevamos mucho tiempo trabajando, colaborando con La Media Torta, somos colaboradores en lo más que podamos. Siempre que hay evento estamos presentes acá en La Media Torta”, afirmó

Por su parte, Miriam pertenece a la tradición de la Asociación de Vendedores Ambulantes del Teatro Al Aire Libre de La Media Torta – Avatalmt, que empezó hace 37 años.

“El mejor recuerdo que tengo de La Media Torta es cuando venía acá Sabariedades con el Gordo Benjumea y Pacheco, luego cuando hicieron los programas de Radio Recuerdos que siempre festejaban los cumpleaños de La Media Torta, era espectacular ver esa cantidad de artistas, esta Media Torta se llenaba hasta el tope era muy chévere, venían todas las familias”, recuerda con una sonrisa.

Aurora, entre tanto, heredó el trabajo de su mamá, quien también vendía gaseosa, agua, tinto, sánduches y empanadas.

“Los hijos no siguen el legado. Ya los hijos no vienen conmigo, ya hacen otra cosa, ya emprendieron otros trabajos”, contestó, al ser preguntada sobre si sus hijos continuarían la tradición.

Para Angélica, la Media Torta también hace parte de su historia de vida: desde los 7 años asiste a este escenario:

“Me gustaba mucho cuando venían cantantes como Billy Pontoni, Claudia de Colombia, todos esos eran buenos. Cuando venía Vicente Fernández, Menudo (los primeros que salieron). Esto no era así sino que era pasto y allá eran tablas que hasta una vez se cayó cuando llegó Nelson Ned, se cayó porque eso eran tablones”, recuerda Angélica con un gesto pícaro en su rostro.

José es el más joven y el más tímido de los cinco y desde el 2002 es vendedor ambulante. Parece poco frente al tiempo de sus compañeros, pero es suficiente para ser parte de esta familia.

Al igual que estos cinco representantes, todos los vendedores ambulantes se han puesto la camiseta para que el escenario de algunos de sus mejores recuerdos, La Media Torta, celebre por todo lo alto sus ocho décadas al servicio de la cultura

Lea la versión completa de este artículo en Idartes.

Cargando