COSTA RICA CORRUPCIÓN

Gobierno reitera que Solís no tuvo que ver con polémico caso del "cementazo"

El Gobierno de Costa Rica reiteró hoy que el presidente Luis Guillermo Solís no tuvo que ver en un caso de supuesto tráfico de influencias en tres poderes del Estado, conocido popularmente como "cementazo".

En la conferencia de prensa posterior al Consejo de Gobierno, el ministro de la Presidencia, Sergio Alfaro, salió al paso de unas declaraciones del diputado Víctor Morales Zapata, en las que señala al mandatario.

"El presidente ha actuado apegado a las normas jurídicas. Manifestamos la sorpresa al ver las declaraciones del diputado que se contradicen con las que emitió bajo juramento en una Comisión Legislativa", afirmó el ministro Alfaro.

El diputado Morales Zapata, separado del gobernante Partido Acción Ciudadana, dijo en el Plenario Legislativo el lunes que actuó "en estrecha comunicación y coordinación" con el presidente Solís, que considera al mandatario como su amigo, pero que su "lealtad" hacia él "tiene límites".

El pasado 20 de octubre, en una declaración bajo juramente ante la comisión legislativa que investiga el "cementazo", el diputado Morales afirmó: "Sería una infamia de mi parte y de cualquiera, que sea conocedor del tema, involucrar al Presidente en un detalle como ese. El Presidente nunca estuvo enterado de ello en detalle".

El ministro Alfaro insistió hoy en que el mandatario, por su investidura, "no tiene amigos" y que "nadie tiene derecho a hablar en nombre del presidente".

Solís se encuentra incapacitado tras una operación de próstata y regresará al cargo el próximo lunes.

El "cementazo" se refiere a supuestas irregularidades en la modificación de reglamentos para la importación de cemento que habrían beneficiado al empresario Juan Carlos Bolaños, así como en la tramitación, en condiciones aparentemente riesgosas, de un crédito para el empresario por 30 millones de dólares en el estatal Banco de Costa Rica.

El diputado Morales es señalado como un hombre cercano a Bolaños, a quien habría ayudado con trámites del cemento, y es tildado por el director de Inteligencia, Mariano Figueres, como un "embajador" del empresario.

Las autoridades detuvieron el pasado viernes al empresario Bolaños, al gerente suspendido del estatal Banco de Costa Rica, Mario Barrenechea, así como a cinco miembros del Comité de Créditos del banco.

A Bolaños se le investiga por los delitos de peculado (desvío de fondos públicos), tráfico de influencias, denuncia calumniosa y simulación de delito.

Los funcionarios bancarios son sospechosos de peculado.

El caso plantea aparentes relaciones cercanas entre Bolaños y diputados, exministros y funcionarios del Gobierno del presidente Solís; el magistrado de la Sala III, Celso Gamboa; altos dirigentes de diversos partidos políticos y funcionarios bancarios.

El pasado octubre la Corte Suprema de justicia suspendió al fiscal general, Jorge Chavarría, para investigarle por aparentes irregularidades en la desestimación de una causa que forma parte del "cementazo".

La Corte también suspendió al magistrado de la Sala III, Celso Gamboa, mientras se le investigan sus nexos con el empresario.

El pasado 4 de septiembre el presidente Solís compareció ante la comisión investigadora del Congreso, donde reconoció que el Gobierno aplicó cambios a reglamentos, apegados a la legalidad, para flexibilizar los requisitos para la importación de cemento y romper el duopolio de las empresas Cemex y Holcim.

También reconoció haberse reunido una vez con Bolaños, pero negó que su gobierno lo haya beneficiado.

Cargando