¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

SUDÁN LIBIA

Sudán y Libia acuerdan vigilar las porosas fronteras entre ambos países

El presidente sudanés, Omar al Bashir, acordó hoy con el presidente del Consejo Presidencial del Gobierno de unidad nacional de Libia, Fayez al Serraj, controlar las fronteras entre ambos países, por las que pasan armas, rebeldes y migrantes.

En una rueda de prensa conjunta en la capital sudanesa, Jartum, a la que Al Serraj realiza una visita de dos días, el mandatario libio destacó "la importancia de asegurar las fronteras entre ambos países y aplicar los convenios de seguridad, así como los mecanismos de integración entre Libia y Sudán".

Además, abordó con Al Bashir "los retos políticos y de seguridad" que afronta Libia, y "las posibles soluciones mediante una reconciliación nacional para poner fin a la división" en el país norteafricano.

Al Serraj subrayó que Libia "atraviesa una fase crítica" y que su Gobierno, respaldado por la ONU, procurará "establecer un proyecto político que alcance la reconciliación y lleve a unas elecciones".

Por su parte, Al Bashir lamentó la situación en el país vecino e hizo referencia a sus efectos negativos sobre Sudán en cuanto a "inmigración ilegal y crimen trasnacional" y añadió que "la presencia de mercenarios sudaneses en Libia representa una amenaza directa".

El mandatario destacó que la visita de Al Serraj es "un nuevo comienzo en las relaciones" entre ambos países y que Sudán desea la "unidad" de Libia y que su pueblo goce de "estabilidad".

Anteriormente, Sudán había acusado a sus vecinos -Libia, Sudán del Sur y Egipto- de facilitar el paso de rebeldes a su territorio para llevar a cabo ataques, mientras que el mariscal libio Jalifa Hafter, que controla el este de Libia, acusó a Sudán de proporcionar armas a las milicias que luchan contra él.

Desde Sudán parten o pasan además muchos emigrantes africanos, que se dirigen a Libia para alcanzar desde sus costas Europa, mientras que desde Libia han llegado a Sudán armas, sobre todo tras la caída del dictador Muamar al Gadafi en 2011.

Cargando