ARGENTINA ARTE
ARGENTINA ARTE

Ai Weiwei: "Mi único miedo es la pérdida de conciencia de la humanidad"

El artista Ai Weiwei, icono de la disidencia en China, sólo tiene un miedo: que la humanidad pierda su "conciencia" y las personas dejen de ofrecer formas diferentes de pensar a los demás, según confesó hoy en Buenos Aires, a donde llegó en la que es su primera visita a América Latina.

"Mi materia prima es la vida. La vida le da la definición al arte, especialmente al mío", contó Ai (1957) en un evento ante los medios de comunicación realizado en la Fundación Proa, el museo porteño que acogerá el próximo 18 de noviembre la primera muestra retrospectiva que realiza en la región.

Los otros dos fundamentos de su obra son "la memoria" -que lo llevó a seguir los pasos de su padre, el poeta Ai Qing, quien, como él, sufrió la persecución del Gobierno chino- y el descubrimiento del mundo, ya que, para él, "cada segundo tenemos una realidad nueva" que puede ser contada o denunciada.

Como artista, considera que es su "obligación" poder expresarse y por eso se ha convertido en un fuerte crítico de los ataques a los derechos humanos y la libertad de expresión por parte del régimen de su país.

Tanto, que fue vigilado durante años y, en 2011, llegó a estar tres meses detenido.

"China es un Estado sin comunidad, sin ONGs, sin conexiones sociales. Es muy difícil tratar de iniciar un movimiento", aunque, apuntó, internet ha ayudado a romper esas barreras, ya que, a su juicio, si cuentas con la atención de miles de personas, la "autoridad" duda si censurarte o no.

Pese a que su "sueño" siempre fue que la realidad cambie en el país asiático, admitió que "hay que afrontar la realidad" y transformar esa sociedad es "muy difícil" porque, primero, tiene que estar "preparada" para ello.

Asimismo, Ai opinó que desde la llegada a la Presidencia de Donald Trump, Estados Unidos y China están "cada vez más cerca" y, de hecho, afirmó, al menos a nivel empresarial, esto ya es un hecho.

En ese sentido, consideró que los poderes políticos y económicos de todo el mundo permanecen unidos y, por ello, "ya no se sabe quién es el dueño de cada cosa" y es "muy complicado" separar, por ejemplo, las dictaduras del capitalismo.

El disidente chino es reconocido por su labor con los refugiados -temática en la que se centra el documental "Human Flow" con el que competirá en el festival de Venecia- y, por eso, aunque nunca tuvo la "ilusión" de transformar la realidad con su trabajo, está convencido de que el arte permite a las personas transmitir sus sentimientos en libertad y hace que "la humanidad sea más poderosa".

En su caso, según contó este martes, lo único que quiere es crear a su manera y "romper los límites", sobre todo los del arte contemporáneo, del que criticó que está dirigido a las "élites" y deja de lado al resto del público.

Con todo esto en mente, su obra llegará el próximo noviembre a Buenos Aires, un trabajo para el que todavía tiene que prepararse, según dijo en el acto en la Fundación Proa, en el que estuvo acompañado de la directora del centro, Adriana Rosenberg, y el curador de la futura muestra, el brasileño Marcello Dantas.

"La gente piensa que los artistas pueden elegir qué exponen", señaló. Por ese motivo, tras permanecer estos tres días en la capital argentina, continuará su viaje por Chile y Brasil con el fin de obtener una visión más completa de la cultura, las tradiciones y la gente de la región y así poder poner en marcha su exposición.

Según dijo, Ai también ve su primera visita a Latinoamérica como una "oportunidad" para recordar junto a su propio hijo a su padre, quien mantenía un vínculo personal con la región debido a su amistad con el poeta chileno Pablo Neruda y con el que, lamentó, nunca pudo viajar a ningún sitio.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir