La mujer que murió por la ráfaga de la turbina de un avión en St. Maarten, la isla del Caribe donde los aterrizajes y despegues son al borde de la playa

Sentir la potencia de los motores de los aviones al despegar es uno de los atractivos en la playa Maho. Sin embargo, una mujer neozelandesa salió despedida y falleció por las heridas provocadas el impacto que sufrió.

De todas las espectaculares playas que tiene la isla caribeña de St. Maarten, hay una que es la favorita de los turistas: la de Maho.

La diferencia no está en su belleza natural, sino en la posibilidad de ver a un avión pasar muy de cerca sobre la cabeza al aterrizar y sentir la potencia de las ráfagas que producen los reactores de las aeronaves al aterrizar y despegar.

El problema está en que no todos los turistas respetan los carteles que advierten sobre la peligrosidad de aproximarse a la cerca que separa la playa del Aeropuerto Internacional Princesa Juliana de la isla holandesa.

Este miércoles, una mujer neozelandesa de 57 años murió tras ser impulsada hacia atrás por el aire producido por los potentes motores de un avión que iba a despegar.

Los medios locales informan que la mujer, que se encontraba junto a la cerca en el momento del despegue, se golpeó en la cabeza tras salir despedida.

Según la policía, la mujer fue trasladada a un hospital con heridas graves, donde luego falleció.

El inicio de la pista de aterrizaje está a tan solo 50 metros de la reja de la playa Maho , la misma distancia aproximada que hay a su vez hasta la orilla.

En el lugar hay vistosos carteles que advierten sobre los peligros del chorro de los reactores.

No obstante, en internet circulan videos que muestran turistas agarrados a la cerca para evitar salir volando. A veces incluso se los ve con los pies sobre en el aire debido a la fuerza de los motores.

Mapa de San Martín con la playa y el aeropuerto. BBC

Cargando