La muerte de Liu Xiaobo le deja un mensaje a China: The Economist

Es un llamado de atención sobre los prisioneros políticos que tiene ese país.

La revista The Economist destaca que aunque el nombre de Liu Xiaobo no es muy conocido en el hemisferio occidental, sí es un personaje representativo en China y otros países de Asia, donde desde hace muchos años ha liderado una lucha por la liberta de expresión y los derechos humanos. Destaca que el ganador del Premio Nobel de Paz en 2010 pertenece a la misma categoría de Nelson Mandela por ser un prisionero de conciencia.

La publicación británica asegura que el Gobierno de China quiere que el mundo se olvide de Xiaobo y por eso hace un llamado a la comunidad internacional a que ponga sus ojos en ese país y cuestione verdaderamente el tratamiento que les da a los disidentes y activistas. Dice que cada cierto tiempo liberan a alguien para quedar bien, y después vuelven a las mismas prácticas de represión que ponen en peligro las vidas de muchos detenidos.

Eso sucede, según The Economist, porque las grandes potencias se han concentrado en sus relaciones económicas con China, sin mirar lo que sucede más allá. Por esa razón, les pide que hagan una evaluación de la situación humanitaria en el país, sin preocuparse por las retaliaciones que puedan tener. Recuerda que cuando Xiaobo recibió el Nobel de Paz, el Gobierno cortó sus relaciones con Noruega y cinco años después las retomó.

Sugiere que si varias Estados hacen lo mismo, no habrá riesgo porque la economía de China depende del comercio, por lo tanto no puede cerrarse al mundo. Les recuerda a esos gobiernos que Xiaobo representó la mejor clase de activista- pacífico y tolerante- y es hora de aplicar sus valores en ese territorio.

Consulte el artículo The Economist.

Cargando