Japoneses encuentran el amor en muñecas de silicona

Masayuki Ozaki cambió a una mujer de carne y hueso por una muñeca que, según dice, es el amor de su vida.

Masayuki Ozaki, de 45 años, perdió el interés por su mujer, la de carne y hueso. Cuando fue a una exposición de muñecas de plástico se enamoró a primera vista de una de ellas.
1 Masayuki Ozaki, de 45 años, perdió el interés por su mujer, la de carne y hueso. Cuando fue a una exposición de muñecas de plástico se enamoró a primera vista de una de ellas. (Getty Images)
La llevó a casa y desde entonces es el amor de su vida. Aun cuando vive con su mujer que solo se dedica a las labores domésticas, es la muñeca quien comparte la cama con él.
2 La llevó a casa y desde entonces es el amor de su vida. Aun cuando vive con su mujer que solo se dedica a las labores domésticas, es la muñeca quien comparte la cama con él. (Getty Images)
Tiene una hija adolescente y también vive con ellos.
3 Tiene una hija adolescente y también vive con ellos. (Getty Images)
Estas muñecas son conocidas como “rabu doru” (muñeca de amor). Se supone que son juguetes sexuales, sin embargo, muchos japoneses las ven como seres con alma.
4 Estas muñecas son conocidas como “rabu doru” (muñeca de amor). Se supone que son juguetes sexuales, sin embargo, muchos japoneses las ven como seres con alma. (Getty Images)
Masayuki Ozaki, de 45 años, perdió el interés por su mujer, la de carne y hueso. Cuando fue a una exposición de muñecas de plástico se enamoró a primera vista de una de ellas.
5 Masayuki Ozaki, de 45 años, perdió el interés por su mujer, la de carne y hueso. Cuando fue a una exposición de muñecas de plástico se enamoró a primera vista de una de ellas. (Getty Images)
La llevó a casa y desde entonces es el amor de su vida. Aun cuando vive con su mujer que solo se dedica a las labores domésticas, es la muñeca quien comparte la cama con él.
6 La llevó a casa y desde entonces es el amor de su vida. Aun cuando vive con su mujer que solo se dedica a las labores domésticas, es la muñeca quien comparte la cama con él. (Getty Images)
Tiene una hija adolescente y también vive con ellos.
7 Tiene una hija adolescente y también vive con ellos. (Getty Images)
Estas muñecas son conocidas como “rabu doru” (muñeca de amor). Se supone que son juguetes sexuales, sin embargo, muchos japoneses las ven como seres con alma.
8 Estas muñecas son conocidas como “rabu doru” (muñeca de amor). Se supone que son juguetes sexuales, sin embargo, muchos japoneses las ven como seres con alma. (Getty Images)
Masayuki Ozaki, de 45 años, perdió el interés por su mujer, la de carne y hueso. Cuando fue a una exposición de muñecas de plástico se enamoró a primera vista de una de ellas.
9 Masayuki Ozaki, de 45 años, perdió el interés por su mujer, la de carne y hueso. Cuando fue a una exposición de muñecas de plástico se enamoró a primera vista de una de ellas. (Getty Images)
La llevó a casa y desde entonces es el amor de su vida. Aun cuando vive con su mujer que solo se dedica a las labores domésticas, es la muñeca quien comparte la cama con él.
10 La llevó a casa y desde entonces es el amor de su vida. Aun cuando vive con su mujer que solo se dedica a las labores domésticas, es la muñeca quien comparte la cama con él. (Getty Images)
Estas muñecas son conocidas como “rabu doru” (muñeca de amor). Se supone que son juguetes sexuales, sin embargo, muchos japoneses las ven como seres con alma.
11 Estas muñecas son conocidas como “rabu doru” (muñeca de amor). Se supone que son juguetes sexuales, sin embargo, muchos japoneses las ven como seres con alma. (Getty Images)