Acnur rechazó asesinato de líder social en Malambo

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas aseguró que, pese a las amenazas que ya había recibido el defensor de DD. HH., el Gobierno no le brindó protección.

A pesar de las múltiples amenazas y atentados que había recibido, y de haberlo denunciado ante las autoridades, Bernardo Cuero Bravo, delegado por la Asociación Nacional de Afrocolombianos Desplazados (Afrodes) en la Mesa de Participación de Víctimas de Atlántico, fue asesinado porque no contaba con medidas de protección para salvaguardar su vida.

Esa es la conclusión del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), que rechazó el homicidio de este líder social el miércoles pasado. Pidió al Gobierno nacional y a las entidades responsables realizar la investigación pertinente y judicializar a los autores de este crimen.

Así mismo, el Acnur aseguró que reconoce la labor que adelanta la Asociación Nacional de Afrocolombianos Desplazados en materia de defensa de los derechos humanos y pidió al gobierno atender la solicitud de medidas de protección colectiva para los miembros de esta organización.

“Acnur expresa su profunda preocupación frente a este hecho que pudo evitarse y hace un llamado especial al Gobierno Nacional y a las entidades responsables para que se realice la investigación pertinente y se judicialice a los autores de este crimen, pues la impunidad sólo permitirá que este tipo de violaciones de derechos humanos sigan ocurriendo”, afirmó Jozef Merkx, representante en Colombia de la Agencia de la ONU para los Refugiados.

Cargando