Día D+180

El contenedor que guardará las armas de tres frentes de la guerrilla es una bodega para materiales de construcción

La zona veredal está a uno 25 kilómetros de la cabecera municipal de Montañita, casi a dos horas de Florencia.

La vía hasta Montañita es buena, dicen los pobladores que de dos años para acá los contratistas depositaron más interés en terminar los tramos que estaban pendientes.

"A Montañita no lo conocían sino quienes vivían y no podían salir de aquí, ahora todos quieren llegar, conocer la guerrilla de cerca", cuenta un mototaxista que vivió la guerra y la paz en un solo espacio.

En adelante es un camino completamente destapado donde solo pasa un vehículo a la vez, los anillos de seguridad se notan con algunos soldados ubicados en ciertos puntos de la rudimentaria vía.

En la zona veredal se ven las carpas de plástico negro y una polisombra que hace de cerca, además hay un aviso grande, un pasacalle que anunció la fiesta por los 53 años de las Farc.

Pero ese espacio es arrendado, según el comandante de este improvisado campamento, a quien no le gusta que le digan comandante, pagan tres millones de pesos por más 4.000 metros cuadraos donde están los alojamientos, el casino, un aula máxima y hasta una biblioteca.

Hay un espacio o área común, donde permanecen por lo menos 15 indultados que quisieron llegar a la zona para obtener los beneficios de la reintegración. Ellos no pueden estar en el campamento principal, la razón jurídica y política es que aún hay armas en este sitio.

“En ese espacio el dueño la finca no nos cobra nada, no le vio problema, pues allí se adelantan las actividades culturales que también disfrutan los civiles que viven cerca de la zona veredal”, dijo un reintegrado que se encarga de organizar los alojamientos para visitantes.

La zona veredal, la real, la del acuerdo de paz, está a uno 600 metros por el mismo camino destapado. De lejos se ve como un proyecto inmobiliario que avanza rápido. De cerca una selva de esqueletos sin techo ni paredes.

"Ha sido una pelea constante con el contratista, quieren hacer cajas indignas, tenemos que insistirle que somos personas y que ellos se van pero nosotros nos vamos a quedar".

El ingeniero de la obra aseguró a Caracol Radio que en 15 días su parte del contrato estará lista: estructuras, redes y alcantarillado, lo demás corre por cuenta de las Farc con un acompañamiento técnico, pero son ellos quienes dudan que todo esté listo en sólo dos meses de prórroga.

“Una cosa es el discurso y otra es la realidad, el contratista dice algo pero falta ver qué tanto puede cumplir y cómo podemos completar la construcción”, dicen los reintegrados que participan de la obra.

Solo unas pequeñas oficinas de cuatro por dos metros se podrían estrenar, el resto está en desarrollo. El conteiner que debe guardar las armas de las Farc está lleno de materiales de construcción y hasta que la seguridad jurídica, dice el comandante de la zona veredal, no esté lista, ese contenedor seguirá igual.

 

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir