Ajax y United, un largo recorrido plagado de piedras y apuros

Ambos equipos, dos históricos, han estuvieron al borde de la eliminación.

Ajax y Manchester United, que lucharán por el título de la Liga Europa este miércoles en el Friends Arena de Estocolmo, han tenido que cubrir un largo recorrido lleno de piedras, dificultades y apuros.

Ambos equipos, dos históricos, han estado al borde de la eliminación en algunos momentos, pero supieron competir y progresar para plantarse de nuevo en una final de un torneo continental.

El camino europeo del cuadro 'ajacied' en la temporada 2016/17 ha sido tremendamente largo. Lo inicio en la tercera fase previa de la Liga de Campeones con una eliminatoria ante el PAOK Salónica, al que superó en el feudo heleno (1-2) tras igualar a uno en la ida en casa.

El cuadro holandés, en cambio, no pudo superar el denominado 'play off' ante el Rostov ruso. Empató también a uno como local en el Amsterdam Arena y en la vuelta sucumbió por 4-1.

De esta manera, los jóvenes prometedores del Ajax no tuvieron más remedio que 'pasar' a la fase de grupos de la Liga Europa, donde les tocó una serie complicada ante Celta, Standard Lieja y Panathinaikos.

Comenzó bien el equipo 'ajacied' con un triunfo en el Apostolos Nikolaidis de Atenas (1-2), donde supo remontar un marcador adverso. Adquirió la confianza necesaria y acabó como líder del grupo invicto por delante del Celta.

Los dieciseisavos y los octavos, ante Legia Varsovia y Copenhague los solventó en la vuelta en el Amsterdam Arena, en tanto que en los cuartos, tras ganar por 2-0 al Schalke en casa sufrió lo indecible en Gelsenkirchen.

Estuvo k.o. cuando, ya en la prórroga y con un hombre menos por expulsión de Joel Veltman (m.80), Daniel Caligiuri situó el 3-0 para el cuadro alemán. Los hombres de Peter Bosz, en cambio, no se rindieron y con goles de Nick Viergever y Amin Younes, firmaron el 3-2 y la clasificación.

Tampoco lo tuvo nada fácil en semifinales. Brilló en la ida en el Amsterdam Arena ante el Lyon (4-1) y en la vuelta incluso se adelantó por medio de una de sus grandes figuras, el danés Kasper Dolberg.

Pero dos goles seguidos de Alexandre Lacazette al borde del descanso dieron ilusiones de remontada al Lyon, que anotó su tercer tanto en el tramo final (Rachid Ghezzal). El conjunto francés estuvo a punto de forzar la prórroga, pero finalmente el Ajax resistió y consiguió el pase a una final europea más de veinte años después.

El United de Jose Mourinho se tuvo que conformar con disputar esta Liga Europa al no haber conseguido clasificarse para la Liga de Campeones.

Este torneo, el único que falta en el palmarés de los 'diablos rojos' comenzó siendo una especie de incordio y se ha acabado convirtiendo en la gran baza de la temporada, por cuanto el premio añadido es estar el próximo año en la Liga de Campeones, lo que tampoco ha logrado por la 'Premier'.

No comenzó bien el conjunto del técnico luso, que sucumbió en Rotterdam ante el Feyenoord (1-0) con un gol de Tonny Vilhena, pero se recuperó en los dos siguientes partidos en Old Trafford con una ajustada victoria ante el modesto Zorya ucraniano (1-0) y otra más holgada contra el Fenerbahce turco (4-1).

La derrota en Estambul (2-1) volvió a obligar al United, que goleó al Feyenoord (4-0) en casa y ganó al Zorya en Odessa (0-2), con lo que superó la fase de grupos como segundo tras el Fenerbahce.

Se mostró firme en dieciseisavos ante el St. Etienne galo, al que ganó en casa (3-0) y fuera (0-1); y en octavos no lo tuvo fácil contra el Rostov, con el que igualó en Rusia (1-1) y luego en Old Trafford tan solo venció por 1-0 con gol del español Juan Mata.

Peor lo pasó en cuartos contra el Anderlecht belga. Pese a traerse de Bruselas otro 1-1, en Manchester tuvo que recurrir a la prórroga, en la que le dio vida un gol de Marcus Rashford.

Las semifinales fueron otro plato difícil de digerir. Cuajó un magnífico partido en Balaídos ante el Celta, pero solamente ganó por 0-1 de nuevo gracias a una diana de Rashford, pero en la vuelta sufrió sobremanera.

El belga Marouane Fellaini marcó a los 17 minutos, pero a partir de ahí estuvo a merced del Celta, que dominó y creó ocasiones. El argentino Facundo Roncaglia logró el 1-1 en el 85 y el equipo español rozó la clasificación. Incluso en la última jugada el delantero danés John Guidetti tuvo en su bota derecha la victoria, pero no llegó a rematar en condiciones cuando estaba justo delante del meta argentino Sergio Romero.

Así pues, también el Manchester United estará en la lucha por el título después de mucho sufrimiento y hasta importantes dosis de fortuna.

 

 

Cargando