MÉXICO JUSTICIA (Análisis)

Polémico amparo a joven "Porky" exhibe venas machistas e impunidad en México

El polémico amparo a uno de los jóvenes conocidos como los Porkys de Costa de Oro, acusados de abusar de una menor, ha causado gran indignación y expuesto la problemática del machismo y la impunidad en México, mientras expertos consideran discutible la argumentación del juez y la actuación de la autoridad.

México, 29 mar (EFE).- El polémico amparo a uno de los jóvenes conocidos como los Porkys de Costa de Oro, acusados de abusar de una menor, ha causado gran indignación y expuesto la problemática del machismo y la impunidad en México, mientras expertos consideran discutible la argumentación del juez y la actuación de la autoridad.

El juez Anuar González Hemadi otorgó el amparo al considerar que había falta de pruebas que acreditaran el delito de pederastia agravada del que se acusa a Diego Cruz, uno de los jóvenes de familia adinerada acusados de atacar en enero de 2015 a la menor en Boca del Río, en el oriental estado de Veracruz.

No obstante, ha sido la argumentación de esta resolución la que ha causado indignación entre la ciudadanía, que ve en varios de los razonamientos del juez un ejemplo más del machismo y la impunidad imperantes en la nación latinoamericana.

Así, aunque el juez tomó como válido el testimonio de la víctima, que explica que Cruz le tocó los pechos y manoseó cuando, acompañado de otros tres jóvenes, la hizo entrar en un Mercedes Benz, concluyó en su resolución que no hubo "sentido lascivo" ni intención de penetrarla.

"No existe ni un solo elemento que acredite siquiera indiciariamente esta finalidad en el inculpado", explica el fallo del juez al que tuvo acceso Efe.

Además de no "apreciarse intención de satisfacer placeres sexuales" ni "un apetito carnal inmoderado", el juez consideró que tampoco se cumple otro de los elementos del ilícito de la pederastia, pues la víctima tampoco estaba indefensa ya que pudo moverse dentro del vehículo.

La noticia del amparo a Cruz, quien fue detenido en junio de 2016 en la capital española y extraditado a México en enero pasado, corrió este martes como la pólvora y en pocas horas recibió el rechazo de buena parte de la ciudadanía.

La Red por los Derechos de la Infancia (Redim) calificó la decisión del juez de "absurdo jurídico" y un retroceso en el acceso a la justicia de niñas y adolescentes, mientras que la Fundación Conciencia y Dignidad consideró que el argumento del juez "ofende la inteligencia, la razón y las víctimas" y es un "salvoconducto a la impunidad".

En redes sociales, la decisión del juez fue incendiaria, y la etiqueta #juezporky y #justiciaparaDaphne, el nombre de la menor, se popularizaron en pocas horas.

"Indignante. Intolerable. Fiel reflejo de lo que es la justicia en este país de machos la actuación de #JuezPorky", opinó en Twitter el periodista y productor Epigmenio Ibarra.

"El #juezPorky mandó contundentes mensajes: el deseo del hombre es más importante que la integridad de una mujer, su cuerpo no es de ella", denunció la usuaria Eréndira Derbez.

Un reciente sondeo, publicado por el diario El Universal, reveló que el 88 % de las mexicanas sostiene que las mujeres son discriminadas en el país, mientras que 9 de cada 10 entrevistadas consideró el machismo como el peor problema que enfrentan.

Además de mensajes, se profirieron insultos e imágenes de González Hemadi acompañados de textos como "¡Recuerda su rostro!", e incluso se llegaron a exhibir fotos de la familia del juez por internet.

El doctor en Derecho Miguel Carbonell consideró, en un mensaje colgado en redes, que la senda argumentativa del juez es "discutible" porque "entra en una zona de peligros en términos de razonamiento jurídico en un tema de esta índole" y porque se atreve a "indagar en la actitud del quejoso".

No obstante, dio la razón al juez cuando alega que la falta de pruebas aportadas por la autoridad ministerial y la presunción de inocencia le llevaron a conceder el amparo.

"No hubo suficiencia probatoria por parte de la autoridad ministerial, que tiene que realizar todos los actos debidos y exigidos", afirmó el experto, que consideró que el juez hizo "una buena conclusión".

Esta inconsistencia en las pruebas aportadas por el Ministerio Público reflejaría el problema de la impunidad y las fallas en el sistema en México, donde más del 90 % de los delitos queda sin resolver, según han denunciado en infinidad de ocasiones entidades civiles.

Para Carbonell, la sentencia no significa "en modo alguno" impunidad porque no implica que Cruz sea puesto directamente en libertad, admite un recurso de revisión y será un tribunal colegiado quien decidirá si debe seguir o no en prisión.

Cargando