"Los holandeses no somos gente normal": ¿sigue mereciendo Holanda su fama de país liberal y 'cool' de Europa?

Conocida por sus leyes pioneras en cuestiones sociales y por la búsqueda del consenso en política, Holanda se convirtió en un referente habitual de los grupos progresistas.

Holanda. /

Barrio rojo de ÁmsterdamBBC Mundo

En años recientes la política holandesa hacia los coffee-shops, en los que se vende y consume marihuana, es más restrictiva.

Todavía recuerdo el brillo en los ojos de mis interlocutores cuando les decía que vivía en Holanda.

De inmediato se imaginaban una vida salvaje y liberada en uno de los países más progresistas del mundo.

Sin embargo, durante la reciente campaña electoral que vivió el país europeo, se temió que los atributos de país liberal, tolerante y de acogida se difuminaran para dejar al desnudo un país alineado con las corrientes populistas de los últimos tiempos.

Y pasada la tensión de unos comicios que despertaron mucho más interés internacional que citas anteriores, me pregunté si Holanda seguiría siendo ese mismo país d esenfadado y con cárceles prácticamente vacías que dejé hace 10 años, o si había cambiado radicalmente .

Canal en Ámsterdam, HolandaBBC Mundo

La normalmente tranquila Holanda fue protagonista temporal de las noticias con las elecciones del pasado 15 de marzo.

Qué mejor que volver allí para tratar de resolver esa duda.

Una ciudad convulsionada

Ámsterdam ha sido tradicionalmente la carta de presentación de esa Holanda progresista y acogedora que vine a intentar descifrar.

Una ciudad que en noviembre de 2004 se vio sacudida por el asesinato, a plena luz del día, del controvertido cineasta holandés Theo van Gogh a manos de Mohamed Bouyeri, un joven holandés de origen marroquí.

Canal en Ámsterdam, HolandaGetty Images

Para la reportera de BBC Mundo, regresar a Holanda es como reencontrarse con un viejo amor a quien nunca se dejó de querer.

En aquel momento yo llevaba en Holanda apenas un mes y el debate que se abrió para desentrañar lo ocurrido me sacó de la burbuja del "país en el que todos caben y todo se puede hacer " .

" ¿Y si nuestra convivencia no fuera tan pacífica como creíamos? ", era la pregunta que más es escuchaba.

Más de una década después, veo que el debate no está cerrado.

"Geert Wilders (el ultraconservador líder del Partido para la Libertad) dice lo que él y muchos de nosotros pensamos . Por hacerlo, necesita seguridad 24/7. Nosotros también la necesitaríamos", sostiene Brigitte, una mujer holandesa que está cansada de lo políticamente correcto.

Geert WildersCarl Court

El Partido para la Libertad, de Geert Wilders, quedó segundo con 20 escaños en las elecciones parlamentarias del 15 de marzo.

"Ellos nos pueden llamar fascistas, racistas, cerdos, etc., pero nosotros no podemos decir lo que pensamos o se nos amenaza", se queja Brigitte.

Para ella, hablar negativamente del islam o los musulmanes no merma la fama de Holanda como sociedad tolerante.

"Son ellos los intolerantes, nosotros les seguimos abriendo las puertas ", apunta.

Acogida de refugiados

Concretamente, en los últimos dos años esas puertas se las abrieron a 17.000 refugiados sirios , además de a inmigrantes y refugiados procedentes de otros lugares.

"Creo que la prensa tiene parte de responsabilidad en esta percepción de que Holanda es menos abierta", opina Ingrid de Vries mientras nos encontramos en Hilversum, una pequeña ciudad a una media hora de Ámsterdam.

Tienda turística en Ámsterdam, HolandaReuters

Holanda atrae a cientos de miles de turistas cada año.

"Hay muchos holandeses, mucha gente anónima que está haciendo muchas cosas para ayudar a los refugiados ", me dice. "De eso no se habla tanto".

En otra localidad cercana, Almere, donde Wilders suele obtener muy buenos resultados, están construyendo una gran instalación para acoger más refugiados porque ahora mismo no hay espacio suficiente.

"Los veo paseando mientras yo ruedo con la bicicleta", cuenta Alejandro, que hace años dejó Argentina y se instaló en Holanda.

"Son alegres y amables, saludan, se quedan parados mientras pasas. Yo no veo ninguna tensión ni problema con ellos", subraya.

Cambios en asuntos sociales

Si bien la inmigración y los refugiados protagonizan el discurso colectivo que encuentro en Holanda, las cuestiones sociales son la carta de identidad de este pequeño país, sobre todo de cara al exterior.

Así que, de regreso en Ámsterdam, camino hacia el Barrio Rojo.

Barrio rojo de ÁmsterdamGetty Images

El Proyecto 1012 ha terminado con más de 126 vitrinas del Barrio Rojo de Ámsterdam.

Las prostitutas tienen derecho a la seguridad social y se pueden sindicar en Holanda .

Pero en Ámsterdam se sienten amenazadas por el Proyecto 1012, por el que el gobierno de la ciudad comenzó hace unos años a ofrecer incentivos a los dueños de las famosas vitrinas de luz roja para que cambiaran el negocio por boutiques de diseño o tiendas de arte.

El plan (denominado así por el código postal al que pertenece el barrio) lo puso en marcha el ayuntamiento para "limpiar" la zona y combatir el crimen organizado.

Desde que se puso en marcha, en 2007, se han cerrado unas 126 vitrinas , lo que ha generado fuertes protestas.

Muchas están vacías. Y detrás de muchas de ellas me encuentro con tiendas de ropa o galerías.

Manifestación en el barrio rojo de Ámsterdam, HolandaGetty Images

El gobierno local de Ámsterdam cerró más de 100 escaparates en los últimos años.

En las cercanías de la Vieja Iglesia está el Centro de Información sobre Prostitución.

Es a la vez punto de información, negocio turístico y tienda de pasteles, de luz tenue y decoración reivindicativa.

"Ya hay muchas chicas que, por la tarde o primera hora de la noche tienen que caminar por la calle buscando trabajo porque ahora hay más mujeres que escaparates" , explica una joven.

Restricciones al cannabis

Entre los escaparates, se ven también muchos coffee-shops , los locales donde se puede consumir o comprar cannabis y que también son un rasgo definitorio de Holanda.

Siempre ha sido ilegal cultivar marihuana en Holanda, pero las autoridades hacen ver que no saben de dónde proviene el cannabis y permitan que los coffee-shops lo vendan.

Un coffee shop en Ámsterdam.Getty Images

El consumo de marihuana sigue siendo legal en los coffee shops. Pero cada vez hay menos de ellos.

Sin embargo, la normativa se ha vuelto más restrictiva y se nota en el negocio.

Ámsterdam tenía unos 300 coffee-shops de los cerca de 1.000 que había repartidos por todo el país. Ahora hay menos de 200 en la ciudad y 617 en el paisaje naciona l.

En el coffee-shop Amnesia , situado en uno de los canales más emblemáticos de Ámsterdam, un grupo de españoles fuma y comparte anécdotas.

Algunos de ellos han venido varias veces a la ciudad holandesa y no tienen reparo en reconocer que el poder fumar es uno de los principales atractivos de esta ciudad para ellos.

"Yo no hubiera venido a Ámsterdam si no fuera por los coffee-shops y la política respecto al cannabis" admite Francisco.

Dos jóvenes fuman cannabis en un coffee shop de Ámsterdam.Getty Images

Dos jóvenes fuman cannabis en un coffee shop de Ámsterdam.

Alrededor de un tercio de todos los visitantes de Ámsterdam entra en un coffee-shop en algún momento.

En todo el país, la proporción es de uno por cada cinco.

No dejarles fumar golpearía muy duro a la industria del turismo y por eso Ámsterdam se negó a aplicar una ley que prohibía el consumo de marihuana a los visitantes o turistas.

La bandera arcoiris

En cuanto a la aceptación de la homosexualidad. Holanda es uno de los países pioneros.

Fue el primero en aprobar el matrimonio igualitario y casi nadie se gira cuando dos personas del mismo sexo caminan de la mano .

Aun así, Tanja Ineke, presidenta de la organización COC, defensiora de los derechos de la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales), dice que hay mucho trabajo por hacer.

Tanja Ineke, presidenta COCBBC Mundo

Activistas en defensa de la comunidad LGBT como Tanja Ineke reconocen que Holanda es un país tolerante pero advierten que todavía hay mucho acoso en las escuelas y mucha discriminación hacia las personas transgénero.

"Es verdad que se ha avanzado mucho en cuestión de derechos, pero los insultos homófobos siguen muy presentes en las escuelas holandesas y la comunidad transgénero sigue estando discriminada", indica.

La diversidad es para Gabriella, una mujer italio-holandesa que lleva 37 años viviendo en Holanda . el rasgo favorito de su país de acogida.

"Uno de los candidatos en las pasadas elecciones tenía como lema de campaña 'Sé normal'.

" Pero ¿cómo? ¡Los holandeses no somos gente normal! ", exclama.

De eso ya me di cuenta hace más de 10 años y sigo creyendo que eso es gran parte de su originalidad y atractivo.

Cargando