GUATEMALA MENORES (Entrevista)

ONU admite que Guatemala tardó en proteger a la niñez para prevenir tragedia

La representante en Guatemala del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, Liliana Valiña, y la oficial a cargo de Unicef en el país, Mariko Kagoshima, creen que se pudo actuar más rápido para velar por los derechos de la niñez y prevenir la muerte de 40 jóvenes en un albergue estatal.

Justo una semana después de que estallara la tragedia en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción, las representantes de los dos organismos internacionales, en una entrevista con Efe en Ciudad de Guatemala, se mostraron convencidas de la necesidad de cambiar el sistema y articular una protección por y para los menores.

"Había esfuerzos hacia esta dirección. Y eso tenemos que reconocerlo. No es que el Estado no estuviera haciendo nada, (...) cruzado de brazos, pero se hubiera podido haber hecho mucho más rápido (...), antes de que pasara esta tragedia", dijo Kagoshima, quien reconoció que el martes empezó un trabajo con varias instituciones para mejorar esta situación.

La violencia, la pobreza y la desigualdad son tres lacras que están mellando el futuro y el porvenir de los más pequeños, uno de los colectivos más vulnerables y en el que el Estado apenas invierte un dólar diario, pero la institucionalización sistemática de los pequeños en centros no es la solución.

Y es que, a su juicio, internar a los niños durante un tiempo prolongado, aunque estén en una mejor condición que en su casa, "no es lo apropiado" porque ellos deben estar "protegidos en el seno familiar".

El pasado miércoles, cuando se celebraba el Día Internacional de la Mujer, un incendio en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción se saldó con 40 niñas muertas y más de una decena hospitalizadas.

Según las primeras pesquisas el fuego fue iniciado por las jóvenes, que estaban encerradas en un aula, para protestar por los abusos sexuales y físicos que sufrían en el albergue, que había sido denunciado múltiples veces por distintas formas de maltrato.

"Esta es una lección muy dura y muy lamentable, pero tenemos que reflexionar", agrega enfática, y aboga por la necesidad de una "mirada íntegra" a la protección social de los menores, una responsabilidad compartida por el Estado y la sociedad, con el apoyo de la comunidad internacional, para lograr consensos y también poder así cambiar el patrón cultural.

El fin, completa Valiña, es actuar en el momento "temprano" para prevenir, fortalecer y proteger a los niños, para que tengan "todas las oportunidades para no caer en la delincuencia" y dejar a un lado que las instituciones correspondientes depuren las responsabilidades, tanto penales como administrativas, de la tragedia.

"Lo importante es, verdaderamente, concentrarse en cambiar las cosas, en asumir que efectivamente hubo errores, porque sino no tendríamos esas consecuencias, pero ahora (hay que) poner la voluntad" para centrarse "en las soluciones": "Y eso es urgente".

Porque, continúa, hay que modificar las condiciones que pudieron "haber generado lo que sucedió" y que permitan tener, a corto o mediano plazo, un sistema nuevo, fortalecido y coordinado para implementarlo y velar por el interés último, el bienestar del niño.

El extitular de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia, Carlos Rodas, la exsubsecretaria Anahí Keller y el exdirector del Hogar Seguro Virgen de la Asunción, Santos Torres, quienes estaban en esos cargo al momento de la tragedia, fueron detenidos el lunes acusados de homicidio culposo, entre otros delitos.

La representante del Alto Comisionado para los Derechos Humanos es enfática en apuntar a la superación de esas "debilidades" y la "ausencia" de una estrategia coordinada que rija la materia para pasar de "un sistema tutelar a un sistema de protección con enfoque de derechos humanos y niñez", en el que todos los niños, incluidos los que tienen alguna discapacidad, no estén aislados "en un gueto".

Cargando